Producción agrícola, sin afectación por TLCAN, señalan

De haber sido considerado como “el gran perdedor” cuando el TLCAN comenzaba a negociarse, el campo mexicano logró desarrollarse a tal grado que ha convertido a México en una “potencia mundial” en la producción agropecuaria.

CIUDAD DE MÉXICO.- La producción y exportación agroalimentaria de México seguirá creciendo en 2018, sin que resulte afectada por el tiempo que lleve la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), aseguró Juan Carlos Anaya Castellanos, director general del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).

El valor de la producción agroalimentaria se incrementará 9.19 por ciento al pasar de 51.1 mil millones de dólares que se calcula habrá alcanzado el sector en 2017 a 55.8 mil millones de dólares en este año, pese a que el volumen de producción sólo aumentará un punto porcentual al llegar a los 282.8 millones de toneladas y a que la superficie cosechada sólo crecerá una décima al alcanzar los 21.5 millones de hectáreas, de acuerdo con las proyecciones de la consultoría.

El especialista destacó que el alza del valor de la producción pese a que casi no aumenta la superficie cosechada es una tendencia que México ha registrado desde que el TLCAN entró en vigor en 1994. Así, en 24 años de vigencia del acuerdo comercial la superficie cosechada creció sólo 13 por ciento pero la producción se disparó 90 por ciento, es decir, se cultiva más en el mismo terreno y se debe a que mejoró la productividad del sector con la tecnificación. Tampoco puede negarse, abundó, que persiste mucha pobreza en el campo y está desaprovechada la zona sur-sureste del país, que cuenta con más agua, pero carece de infraestructura.

De haber sido considerado como “el gran perdedor” cuando el TLCAN comenzaba a negociarse, el campo mexicano logró desarrollarse a tal grado que ha convertido a México en una “potencia mundial” en la producción agropecuaria. El sector ha sido “ganador” con el tratado porque se puso a producir en sus ventajas comparativas y genera más alimentos, aunque la superficie cultivada sólo subió de 19 a 21 millones de hectáreas.

México ocupa actualmente el lugar número 10 entre los principales países productores y tiene una balanza superavitaria que, según GCMA, crecerá 101.3 por ciento de 2016 cuando cerró en 4 mil 252 millones de dólares a 8 mil 561 millones de dólares previstos para 2018. En dicho periodo, se prevé que las exportaciones crezcan 24.3 por ciento para llegar 35 mil 920 millones de dólares y las importaciones aumenten 11 por ciento para cerrar en 27 mil 359 millones de dólares.

El director de GCMA rechazó que el sector agroalimentario sea “una moneda de cambio” en la actual renegociación del TLCAN y consideró que ésta obedece más a motivaciones políticas que comerciales porque el intercambio de productos entre México y Estados Unidos sigue fluyendo. Así lo demuestran, dijo, las cifras recientes que dio a conocer el Departamento de Comercio de Estados Unidos donde el año pasado México se convirtió en el segundo país con el que tuvo más déficit comercial, desplazando a Japón y Alemania. El gran tema en la negociación, dijo, es la industria automotriz.

Los mejores cabilderos para que el TLCAN permanezca están en Estados Unidos porque gracias a México su población tiene todo el año vegetales y frutas en su mesa, al tiempo que representa un mercado muy importante para muchos de sus productos, como el maíz.

“México no debe tener prisa porque fue Estados Unidos el que abrió la negociación. No hay que caer en provocaciones. No hay prisa porque el comercio sigue”, puntualizó.

Detalló que la principal fortaleza del sector agroalimentario de México radica en los productos hortofrutícolas, que el año pasado generaron un superávit de 12 mil 847 millones de dólares y entre los que destacan el aguacate, jitomate y frutas. Frutas y verduras sólo ocupan 10 por ciento de todo el terreno cosechado en el país, pero generan 14 por ciento del volumen total de la producción nacional y 25.3 por ciento de su valor.

En segundo lugar se ubican los productos agroindustriales, que incluyen cerveza, tequila y azúcar, y que en total registraron un superávit de 5 mil 877 millones de dólares el año pasado. Aportan 22.1 por ciento del volumen de producción y 4.7 por ciento de su valor, aunque sólo concentran 7.8 por ciento de la superficie cosechada.

En cambio, en granos y oleaginosas México sigue siendo deficitario pese a que acaparan 57.1 por ciento de la superficie cosechada, pero sólo aportan 14 por ciento del volumen de producción y 15 por ciento de su valor. El año pasado las importaciones superaron por 6 mil 535 millones de dólares a las exportaciones.

“No podemos ser campeones en todo”, dijo Anaya y aunque consideró que no es bueno tener tanta dependencia de las importaciones de granos básicos de Estados Unidos, explicó que México no produce más porque no tiene capacidad para hacerlo ya que los cultivos se concentran en el norte donde no hay agua.

FUENTE: LA JORNADA

ENLACE: http://bit.ly/2EMZAa7

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s