Verdades, mentiras, hechos | Jorge Lara Rivera

Justo cuando la sociedad va cobrando conciencia de la abyección que la violencia de género, la misoginia y los feminicidios constituyen para nuestra cultura, el hecho de que 2 mujeres sean candidatas a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México debiera resultar alentador para la gente progresista del país. Pero no. El historial de la candidata PRDista del “Frente por México” recién ungida –Alejandra Barrales Magdaleno– resulta francamente descorazonador, lo mismo por su alianza con la derecha aceda PANista como por la adquisición de un exorbitante patrimonio inmobiliario.

Tal vez por eso Diana Sánchez Barrios, dirigente de la comunidad lésbico-gay y de Pro Diana, renunció hace unos días al PRD hoy convertido en agencia promotora de intereses personales de sus dirigentes, dejando de lado a los ciudadanos. En un comunicado, la activista denunció que esa agrupación política “ha perdido su rumbo, su esencia” y sólo vela por intereses de individuos en la cúpula del poder.

Su salida se suma a la de Elizabeth García, fundadora del partido y asesora parlamentaria; Eugenia Flores Hernández, quien fue diputada local de Zacatecas; María Guadalupe Salomo Cruz, consejera de pueblos y barrios originarios de la capital de la República; Adela Román Ocampo, fundadora del PRD en Guerrero y ex legisladora; Mónica Soto Elízaga que fue secretaria nacional de equidad y género del partido del Sol azteca; Cristina Elena Arce, regidora de Teotihuacán; María de Lourdes Alemán, otrora consejera nacional y secretaria estatal de derechos humanos en esa fuerza política en San Luis Potosí, y Yadira Olivia Flores, consejera estatal y municipal en Tapachula, Chiapas. Todas como protesta por la unión del PRD con Acción Nacional bajo pretexto del bien del pueblo.

Y es que tal coalición que dice luchar contra la pobreza y la marginación queda exhibida en sus falacias con el Memorándum 16 de “México ¿cómo vamos?”, colectivo de investigadores de académicos y expertos en economía y políticas públicas que se encargan de seleccionar de manera cuidadosa los indicadores para elaborar los semáforos, donde reprobó, por ejemplo, Veracruz –gobernado por el hampón Miguel Angel Yunes Linares por la complicidad PAN/PRD– con números rojos de 2017 en cuanto a crecimiento económico, generación de empleos, productividad, pobreza laboral, informalidad y deuda pública. El organismo urgió al gobierno veracruzano a abatir los índices poblacionales sin acceso a la canasta básica alimentaria con su actual ingreso. En crecimiento económico Veracruz registró tasa negativa de –1.0% al segundo trimestre de 2017, cuando su meta mínima era 4.5 anual. En cuanto a empleos formales, generó menos del 75% en el 3er. trimestre, o sea -6 mil 850 empleos, cuando debió crear 56 mil 025 puestos acumulados en ese lapso.

La productividad, con respecto a pesos producidos por hora trabajada, descendió en vez de mejorar: en 2016 se reportó que en el 2º trimestre el estado producía 131 pesos, en ese mismo periodo de 2017 se registró 125, menos a la media nacional (167 pesos). La pobreza laboral también repuntó: si en el trimestre III de 2016 fue de 52.7%, en el mismo lapso de 2017 se incrementó a 56.6%, muy por arriba de la media nacional (41.8%). La informalidad se disparó igualmente; en el trimestre III alcanzó 62.7% en 2017, peor que la media nacional que llegó a 52.2%. Sobre la deuda pública de Veracruz siguió siendo superior a la media nacional (2.9%) al registrarse 4.5% en 2017.

Y lo mismo en desigualdad laboral, donde con 0.395 rebasó la media nacional de 0.382. Todo esto sin contar la precariedad presupuestal y el amiguismo imperantes en el Instituto Veracruzano de las Mujeres denunciados por el Observatorio Universitario de Violencias contra las Mujeres de la Universidad Veracruzana, y Salud y Género, A.C., así como exigencias de Equifonía A.C., de mayor “articulación con las diferentes dependencias”.

Así, las 9 fundadoras del PRD no han esperado más y decidieron irse y apoyar el proyecto de Andrés Manuel López Obrador y de Claudia Sheinbaum en la Ciudad de México. Si la candidata de MORENA Claudia Sheinbaum Pardo carga con el oprobio de su silencio frente a la corrupción de Carlos Imaz, su entonces marido, recibiendo dinero del empresario argentino Carlos Ahumada Kurtz, y los señalamientos a su gestión como jefa delegacional de Tlalpan en la cual autorizó obras cuyas irregularidades salieron a luz pública con el sismo de septiembre (caso del Colegio Rebsamen), no es menos cierto que conserva su ascendiente sobre muchas mujeres progresistas.

*Artículo publicado con la autorización del autor, colaborador del periódico Por Esto!; léase también en este medio

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista del Diario Arte y Cultura en Rebeldía; en este espacio, ejercemos la Libre Expresión



Categorías:Jorge Lara Rivera, OPINIÓN, POLÍTICA

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: