Los “regaños” de Jorge Esma Bazán

De carácter rudo, iracundo, con el semblante bien portado y acostumbrado a ordenar sin discusión, el señor Jorge Esma Bazán se ha caracterizado en las últimas décadas como un megalómano que incluye romper algunas reglas como el caso de los conciertos en la Zona Arqueológica de Chichén Itzá, no importándole el deterioro que le hace a esta legendaria ciudad prehispánica.

Hoy, Esma Bazán, antaño fundador del desaparecido Instituto de Cultura de Yucatán (ICY) e impulsor de medallas como la del Mérito Artístico que repartió entre sus colaboradores más cercanos en su momento y a otros que realmente se la merecías por sus aportaciones al arte yucateco, hoy se encuentra envuelto en el escrutinio de la sociedad y, en especial a la de la comunidad periodística.

Hace tres días circuló, tanto en redes sociales como en algunos medios de comunicación, que el también llamado “tatich de la cultura” habría intentado agredir físicamente al columnista de una importante cadena de prensa, radio y televisión, esto es, al periodista Martiniano Alcocer Álvarez. Hoy, esas versiones se intensificaron cada vez que el agredido también verbalmente, aprovechando su espacio en un rotativo local, escribió una editorial no personalizada titulada: Pequeño absolutista; por supuesto, sin decir nombres concretos, que se ha vuelto característico de algunos comunicadores.

Pero quienes conocen a Jorge Esma Bazán, también impulsor del rescate del Teatro Mérida (llamado hoy, y sin consulta al pueblo de Yucatán, Armando Manzanero), saben que su forma de hacer que funcione un proyecto “sin errores” es presionar al personal, criticar las fallas de éstos y sobre todo, saben, su manera energúmena de dirigirse a sus subordinados. ¿De qué es de extrañarnos su comportamiento?

Sin que suene a defensa del señor Esma, podemos decir que muchos de sus ex colaboradores saben que a pesar de su mal genio, a veces sus argumentos son positivos para el avance del arte y la cultura de la entidad; no obstante, no todo es miel sobre hojuela, pues graves posicionamientos del señor, lo han llevado al rechazo de un gran sector del gremio artístico y periodístico como cuando siendo candidato a la alcaldía de Mérida puso audio de aplausos en el Teatro Mérida, simulando una gran concurrencia.

Empero, la agresión verbal tanto a su séquito (ya acostumbrado a los gritos y prepotencia de Esma Bazán) como a personalidades como Martiniano Alcocer no debe quedar impune y las autoridades de más arriba, algo deben hacer para que este tipo de actitudes no vuelvan a suceder, al menos con personas ajenas a los empleados de las dependencias, aunque sería un plus que no pasara contra nadie.

El ex presidente Benito Juárez fue muy claro en su sentencia: El Respeto al Derecho ajeno es la Paz.

Ahí dejamos estos apuntes para la reflexión…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s