“Tragedia” Priísta | Rafael Loret de Mola

Para los gobernadores priístas, sin duda, fue casi una tragedia el retorno del PRI a Los Pinos, acostumbrados como estaban a desafiar a los mandatarios panistas y hacer las veces de contrapeso, razón por la cual surgió la llamada CONAGO –Conferencia Nacional de Gobernadores-, para revertir las condiciones de poder con una mayoría considerable de priístas en los distintos palacios gubernamentales; lo interesante es que, pocos meses después de surgir la opción con tintes tricolores, los panistas y perredistas se sumaron a esta instancia tan incómoda para los presidentes emanados de la derecha.
Luego llegó peña y las aguas volvieron a su cauce, convirtiéndose la CONAGO en una más de las instituciones “de acompañamiento”, esto es para respaldar y NO cuestionar al titular del Ejecutivo federal, con severos estragos en la correlación entre las entidades y el centro neurálgico de la República. La cuestión se hizo más evidente con la negación a las soberanías estatales para exaltar a las corporaciones centrales de policías con designaciones diversas. En este punto, el federalismo perdió la partida y, desde entonces, cada mandatario estatal depende, en buena medida, de su acercamiento con los poderes centrales, específicamente con el presidente de la República, deformándose los ordenamientos constitucionales sobre el tejido de la República, la soberanía de los estados y la autonomía de los municipios; de paso, también, se llevó a la supuesta separación entre los poderes de la Unión.

De tal forma que la prosperidad de la mayor parte de los gobernadores –en realidad casi todos con excepciones dudosas-, surge de otras fuentes y no de las participaciones federales ni de los ingresos proveídos por la ciudadanía de sus respectivas entidades. Para evitarnos eufemismos baratos me refiero, directamente, a los nexos inconfesables con los principales cabecillas del crimen organizado, desde bandas de secuestradores –una industria muy bien protegida, por ejemplo en Morelos, desde la era de Jorge Carrillo Olea, pero acrecentada bajo la tutela del repudiado perredista Graco Ramírez quien grita a los cuatro vientos su rencor contra Andrés Manuel-, hasta los mayores capos del narcotráfico cuya territorialidad nadie discute.

En Coahuila, por ejemplo, el pulso “fraternal” entre los Moreira, fincado en las envidias mutuas con la bendición y la puesta en orden de doña Evangelina Valdés, “Mamá Moreira”, para quien solo sus hijos son capaces de gobernar aunque hayan demostrado lo contrario, permitió la consolidación de los “Zetas” en la entidad, misma que se evidenció con el asesinato de José Eduardo Moreira Rodríguez, hijo de Humberto, en Ciudad Acuña al correr del mes de octubre de 2012 –dos meses antes de la asunción de peña a la Presidencia-. Luego el llamado “Z-40”, Miguel Treviño Morales, fue señalado como el responsable del crimen por una venganza tras el abatimiento del sobrino de este, meses atrás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s