“No levantaría otra bandera que no fuera la gay”, dice granjero que busca esposo desde Catalunya

Cuatro (canal de TV española) se empeña en ejercer de Cupido en la televisión. Sólo así se explica que, sin prácticamente tiempo para digerir ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, el canal estrene la sexta temporada de Granjero busca esposa -el miércoles a las 22.45 horas-.

Cinco granjeros de distintos rincones de España (Toledo, Cádiz, Álava, Pontevedra y Gerona) buscan trasladar el éxito profesional al sentimental. En esta edición del dating show, presentado de nuevo por Carlos Lozano, surge otro aliciente. Por primera vez en el programa habrá un granjero gay: Facundo.

Facundo cumplirá 48 años en diciembre, tiene dos hermanas y un hermano, y compagina, como buenamente puede, el cuidado de una granja en Maià de Montcal (Gerona) con la escuela de hípica que dirige (Can Genassa). Acudió a Cuatro para “encontrar el amor definitivo”, un hombre sincero y con cierto punto de locura que también le atraiga físicamente.

La hermana mayor de Facundo le animó a entrar en el casting. No quería esposa, sino esposo, y además en un entorno rural en el que la homosexualidad no campa precisamente a sus anchas. Sin embargo, entre los cinco participantes, Facundo se ha llevado la palma en cuanto a número de candidatos a conquistarlo. “Lo de Facundo fueron llamadas, llamadas y llamadas”, cuentan a este periódico desde la cadena.

Tuve la suerte de que en mi adolescencia me pude ir a Madrid a vivir. Allí me liberé y, una vez que te liberas, nadie te puede volver a encerrar. Si me hubiera quedado aquí toda la vida, no sé yo si estaría tan liberal”, reconoce Facundo, que señala que “sigue habiendo mucha represión”.

En el círculo de juventud, escondía la condición sexual: “Mis amigos eran los chulitos de aquí y, claro, yo no podía decirles que era gay, porque me habrían tirado piedras (…) Salía una noche con ellos y me decían ‘¿Dónde has estado?’ y yo respondía decía que había ligado, pero era con un chico”, recuerda Facundo, que prosigue: “Sé que aquí en el Maià de Montcal hay gente que a la que no le gusta que salga en el programa, porque dicen que esto va a traer a más gays“.

Animales e independencia

En este encuentro con EL MUNDO, muestra que vive por y para los caballos -cerca de 30- y dos perros. Intentó criar cerdos y gallinas, pero desistió, porque no se veía capaz de comérselos. “Cada vez que me sentaba a comer con mis padres, empezaba ‘Yo quiero un caballo, yo quiero un caballo…’ y al final me trajeron un burro y a partir de ahí…”, rememora.

Ni en el remoto Ampurdán, Facundo ha quedado ajeno a toda la actividad política catalana. Aunque más cohibido que en otros ámbitos, se manifiesta: “No levantaría ninguna bandera que no fuera la gay, que simboliza homosexualidad, amor y paz“. Cree, no obstante, que la crisis se podría haber resuelto antes: “Si se hubiera hecho referéndum, hubiera salido un ‘no’ rotundo y no estaríamos en esta situación, pero estamos”.

FUENTE: ELMUNDO.ES

ENLACE: http://bit.ly/2zPtvy8 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s