Delicada noche de poesía y trova en la Casa de España | Ariel Avilés Marín

No cabe duda que el Prof. Luis A. Pérez Sabido es un incansable hombre de proyectos e iniciativas que se reflejan en la sociedad yucateca y dejan huella, y una muestra de ello quedó patentizada la noche del martes 14, a las ocho de la noche, en el local de la Casa de España en Mérida, en la que, por su iniciativa, se llevó a cabo una delicada noche de poesía y trova que hizo las delicias del numeroso público asistente. La anfitriona del evento fue la benemérita Liga de Acción Social, la agrupación de la sociedad civil más antigua de México, la cual acogió a la concurrencia y, después del evento, la agasajó como en esa agrupación se acostumbra.

El programa fue integrado por una selección de poetas en la que figuraron nombres de las plumas más destacadas de estos lares y, en la parte musical figuraron compositores que han dejado huella en nuestro panorama musical vernáculo.

En la velada participaron, el propio Luis Pérez, como lector de los poemas; la “Rondalla Mocochá”, interpretando una selecta variedad de obras de trova y el guitarrista y compositor Roberto Cárdenas Bernardí, quien presentó las últimas obras compuestas por él y con los versos de Pérez sabido.

La Rondalla Mocochá, es una agrupación musical dedicada a la preservación de lo más granado de nuestra trova, es una meritoria agrupación en la que sus miembros participan por amor a la música y, en su vida diaria, se dedican a las más diversas actividades imaginables. Esta agrupación fue creada por iniciativa, también, del Prof. Pérez Sabido y ha contado con el apoyo decidido del alcalde de Mocochá. Llevan ya un año de fructífera actividad y han instituido en su pueblo natal los conciertos dominicales, dedicados a fomentar la trova.

Roberto Cárdenas, es un gran guitarrista concertista, discípulo de Juan Helguera; ha sido guitarrista de figuras como Guadalupe Trigo y Atahualpa Yupanqui; formó parte, en París, del grupo “Los Andes” que dio a conocer en toda Europa la música tradicional latinoamericana.

Y del Prof. Luis A. Pérez Sabido; ¿qué podemos decir que no haya sido dicho ya? Con sólo usar como tarjeta de presentación la creación de las serenatas yucatecas de Santa Lucía, con más de cincuenta años ininterrumpidos de presencia en la vida de Mérida, su nombre trasciende el panorama cultural local. Y si a eso agregamos el Mausoleo de los Compositores, el toral Diccionario Enciclopédico de la Trova Yucateca y el mejor estudio biográfico de Guty Cárdenas, ya podemos aquilatar los méritos del personaje.

Abre programa el poema “Sombras” del inmortal poeta José Peón Conteras, el “restaurador del teatro en la tierra de Alarcón y Gorostiza”, que en la voz del Prof. Pérez, adquirió una tonalidad especial. Vino en seguida una humorística guaracha de “Chan Cil”, el padre de la canción yucateca: “Kooten Box”, interpretada por la Rondalla Mocochá.

El segundo número fue: “Sin Esperanza”, del bardo y compositor Manuel Díaz Massa; a este hermoso poema siguió el primer bolero de la trova yucateca: “Fondo Turquí” de Eliézer Trejo y Andrés Acosta, por la Rondalla Mocochá.

De su propia inspiración, nos regaló Luis Pérez su poema “La Iglesia de mi Pueblo” y en seguida, la rondalla interpretó “Lindo Mocochá”, con letra del propio Pérez Sabido y música de Pedro Borges Echevarría.

Del recién desaparecido poeta yucateco Raúl Cáceres Carenzo, Pérez Sabido nos obsequió con “Insomnio”; vino después una de las canciones más cantadas de la trova media yucateca, de Alejandro G. Rosas: “Sólo Tú”.

“Flores de Amor” del insigne poeta Antonio Mediz Bolio, fue la siguiente lectura del Prof. Pérez y la rondalla nos regaló uno de los más populares y cantados temas de la trova yucateca, de Luis Espinosa Alcalá, el joropo “A Yucatán”.

Luis Pérez Sabido leyó como número siguiente su poema “Un pueblo como el nuestro” y la rondalla trajo al escenario “Mocochá”, bolero con letra del propio Pérez Sabido y música de Pedro Borges Bojórquez.

La delicada poeta María Cristina Ceballos fue traída al programa de la noche en su sentido poema “Desvarío” en la voz de Luis Pérez y el danzonete “Vana Locura”, con letra del talentoso y joven poeta José Miguel Rosado Pat y música del propio Pérez, fue la parte musical de la rondalla.

Una delicada joya lírica del fino poeta Alberto Bolio Ávila, “El Vaso de Vino”, fue la lectura siguiente y en la parte musical, la rondalla interpretó la canción de Yucatán: “Peregrina” de Rosado Vega y Palmerín.

Manuel Montes de Oca, gran poeta y además fino letrista de nuestra trova, tomó el estrado con su poema: “Dos Dolores” y respondió la rondalla con: “Desdén”, sentido bolero de Ermilo “Chispas” Padrón y Licho Buenfil.

“Guitarra”, fue el poema, de su propia autoría, con el que Luis Pérez cerró sus lecturas y la rondalla lo hizo con la hermosa jarana: “Soy del Sur”, de nuestro gran compositor Sergio Esquivel.

Entonces, el escenario fue tomado por un verdadero virtuoso de la guitarra, Roberto Cárdenas, que nos presentó una selección del nuevo material que está contenido en el disco que él y Luis Pérez Sabido presentaron hace muy poco tiempo en el Museo de la Canción, y que consta de doce temas. Este disco, que ya hemos comentado en su momento, nos presenta en Luis Pérez Sabido un poeta diferente al que estamos acostumbrados a escuchar; Luis incursiona en estas composiciones por los cotos de autores como Serrat, Cabral, Cortés o Sabina, aderezados estos versos con los acordes, arpegios y armonías de Roberto, tenemos una mancuerna muy afortunada, como ha habido varias en el devenir de nuestra trova, tales como: Rosado y Palmerín, López Méndez y Guty, Montes de Oca y Manzanero o Rozo y López Barbeito.

Roberto pulso su lira y nos desparramó por la sala deliciosos temas como: “A quien”, “Sin Darme Cuenta”, “Porque te quiero”, “La Poesía es una Tía” con aire español y la sutil reflexión “El Día y la Noche” que cerró programa.

El Lic. Héctor J. Navarrete Muñoz, cerró la sesión alabando lo presenciado esta noche: “Es tan necesario para los tiempos que vivimos, muchas noches como ésta. Acciones y eventos como éste, son una manera eficaz para preservar la paz y tranquilidad con la que estamos acostumbrados a vivir los yucatecos”, enfatizó.

La agradable calidez de esa noche, fue refrescada por el coco y la guanábana, que se prodigaron en delicioso sabor entre los asistentes al evento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s