Puertas, portazo y portezuelas | Jorge Lara Rivera

En puerta el proceso para candidatos de las principales fuerzas políticas del país, el PRI ha optado por la “litúrgica” Convención de Delegados; en el “Frente” el PAN no se decide aún entre 3 caminos: la designación descarada, simular una elección interna o fingir la elección abierta a la militancia; su satélite el PRD sin duda reeditará su antidemocrático pancracio de lucha tribal; mientras que en manos de los dinosaurios de Convergencia que usufructúan esa mercenaria franquicia en su actual presentación Movimiento Ciudadano se allanará a lo que represente mayor lucro. Puede que polémica tómbola y encuestas misteriosas sigan generando diversas candidaturas en MORENA, pero la de la presidencia tiene nombre y apellido.

De cualquier modo, el portazo en las narices recién propinado al oportunismo de la bloody-Mary desertora de Acción Nacional, pero no de su conservadurismo acedo –Margarita Zavala Gómez del Campo de Felipe Calderón Hinojosa–, por los usufructuarios del aliancismo PAN/PRD/Movimiento Ciudadano (o sea: el vivales Ricardo Anaya Cortés quien se cura en salud porque a él y a su parentela prestanombre les descubrieron cuentas bancarias en el extranjero; Alejandra Barrales Magdaleno, la inopinada propietaria de inmuebles dentro y fuera del país que cuestan millones ¡de dólares!, aunque representa a un partido que se dice de izquierda y “cercano a la gente”; y Dante Delgado Rannauro, sempiterno dirigente que lucra con su nueva presentación “frentista”) con motivo de reciente reunión de éstos con periodistas, al tratar de sentarse a una mesa servida, parece destinada a despejar la insistente sospecha de que el supuesto “independentismo” de Lady Macbeth es producto del fingimiento y el juego doble que PAN y PRD acostumbran, tras estudiar las posibilidades de rentabilidad de las candidaturas ciudadanas, con la torva intención de unirla a la del Frente a última hora en el más adecuado momento permitido por el calendario del INE.

Y es que luce claro entendimiento para el reparto del botín en ese frente tripartito: la candidatura presidencial para Ricardo Anaya, la de la gubernatura de la Ciudad de México a Alejandra Barrales y jugosos dividendos de curules y escaños, y poder como partido “bisagra” de esas 2 portezuelas del lujoso auto de incuria nacional, para el insaciable Dante Delgado. Sin embargo, la cosa puede complicárseles, dado que Miguel Angel Mancera Espinosa, actual jefe de gobierno de la CDMX por el PRD ha reiterado, tras dos semanas de concentración en los trabajos en campo luego de los sismos, su intención de ser candidato a la presidencia de la República por ese membrete –hoy palero de la derecha–, por cualquier otro partido o sin partido, por la vía independiente. Pero la incertidumbre no se restringe sólo a ese ámbito. En este marco dubitable cobra relevancia y significación especial la posición de Ricardo Monreal Avila, otrora morenista convencido, quien podría volver como hijo pródigo a su antiguo partido (al menos así lo pretende el nuevo dirigente del priísmo capitalino, Eruviel Avila, quien busca ofrecerle la candidatura al gobierno de esa entidad) para disputar esa plaza a Claudia Sheinbaum, cuestionable ungida por Andrés Manuel López Obrador tal virtual candidata morenista a la jefatura de gobierno de la CDMX, aunque salpicada por la corrupción de las constructoras que a tantos dañó en los sismos de septiembre tras 20 años de gobiernos perredistas.

Por cierto, al tiempo que los medios parecen dejar de lado los cuestionamientos a la mezquindad y vileza mostrada por los dirigentes de ese “Frente” Frankenstein ideológico y de MORENA, dada la tacañez miserable exhibida con respecto a los cuantiosos fondos públicos provenientes de la nación mexicana alevosamente destinados a los partidos (38 mil millones de pesos) pero que se requieren con urgencia para encarar las necesidades ingentes de la población afectada por los sismos y los huracanes de septiembre (casi 50 mil millones de pesos son requeridos), ante las únicas respuestas en los hechos provino del PRI y del Partido Verde renunciando a ésos para que se destinen al socorro de los necesitados; surge inevitable la pregunta: ¿con cuánto está apoyando los trabajos de reconstrucción el oneroso y privilegiado Poder Judicial de la Federación que disfruta de los emolumentos más altos del planeta aunque su trabajo deje tanto qué desear?

*Artículo publicado con la autorización del autor, colaborador del periódico Por Esto!; léase también en este medio

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista del Diario Arte y Cultura en Rebeldía; en este espacio, ejercemos la Libre Expresión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s