El Che que no se olvida, a 50 años de su asesinato

Es ya medio siglo sin Ernesto Guevara, mejor conocido como el “Che”. Médico y revolucionario, fue asesinado un 8 de octubre de 1967 en la escuela de La Higuera, en Bolivia, luego de que un soldado le hirió la pierna para después hacerlo prisionero. Hoy, como cada año, se celebra el Día del Guerrillero Heroico.

Líder durante la Revolución Cubana y difusor y símbolo de los movimientos revolucionarios en América Latina, el Che Guevara terminó por convertirse en el paradigma mundial de la rebeldía y la búsqueda de un cambio en la vida social, económica y política de las poblaciones sometidas al abuso y la explotación, pues su apoyo a la lucha incluso llegó a la República del Congo en 1965.

Durante sus reuniones internacionales, Guevara, de nacionalidad argentina y posteriormente cubana, denunció el imperialismo norteamericano y buscó la construcción que diera pie a una transformación, principalmente económica, sobre una nueva sociedad, junto con su más grande colaborador, Fidel Castro, a quien conoció en 1955.

En palabras de Castro, “el Che era de aquellos por quienes todo el mundo sentía inmediatamente afecto, a causa de su sencillez, de su carácter, de su naturalidad, de su espíritu de camaradería, de su personalidad, de su originalidad”.

“Cuando nosotros nos encontramos con el Che, ya era un revolucionario formado; además, un gran talento, una gran inteligencia, una gran capacidad teórica”, decía Fidel Castro, a quien Guevara acompañó en la llegada de los revolucionarios a Cuba, donde el ejército ya los esperaba el 2 de diciembre de 1956.

“Esa era una de sus características esenciales: la disposición inmediata, instantánea, a ofrecerse para realizar la misión más peligrosa. Y aquello, naturalmente, suscitaba la admiración, la doble admiración hacia aquel compañero que luchaba junto a nosotros, que no había nacido en esta tierra, que era un hombre de ideas profundas, que era un hombre en cuya mente bullían sueños de lucha en otras partes del continente y, sin embargo, aquel altruismo, aquel desinterés, aquella disposición a hacer siempre lo más difícil, a arriesgar su vida constantemente”, continuaba Fidel Castro, quien nombró a Guevara comandante en 1957.

Entre luchas, asignaciones y estrategias, en 1965 escribió una carta a Castro en la que renunciaba de manera definitiva a todos sus cargos y a la nacionalidad cubana, y en la que expresó su deseo de apoyar los movimientos revolucionarios en otras partes del mundo.

En 1966, eligió Bolivia para iniciar una nueva lucha contra los abusos imperialistas y ahí conformó el Ejército de Liberación Nacional, que integró a veteranos cubanos y comunistas bolivianos. Pero un 8 de octubre, un año después, fue herido en una pierna y hecho prisionero para después ser asesinado en la escuela de La Higuera, durante el gobierno de René Barrientos Ortuño.

Hoy, 8 de octubre, a 50 años de la muerte de uno de los líderes más influyentes en la historia, los homenajes se celebran en distintas partes del mundo, principalmente en Cuba. Allí, en la Plaza Ernesto Che Guevara, de la ciudad de Santa Clara, desde las primeras horas de la mañana inició un acto político y cultural para recordar al Guerrillero Heroico.

FUENTE: DESINFORMÉMONOS

ENLACE: http://bit.ly/2fVEoU0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s