Salero, gracia y picardía saltaron a escena en “Las Leandras” | Ariel Avilés Marín

La zarzuela es el género teatral y musical más genuinamente español, es de profunda entraña popular y esencialmente costumbrista. Generalmente es una obra de carácter sentimental en la que se contrapone el amor con los problemas de la vida y en la que aquél, el amor, siempre triunfa. La popularidad de este género perduró por varias generaciones y aún en la actualidad sigue siendo muy gustado. Lamentablemente, su producción es sumamente costosa y complicada, razón por la cual, desde hace mucho tiempo, no habíamos tenido la oportunidad de disfrutar de tan hermoso género.

Muy lejanos están los tiempos en los que grandes compañías del género como las de María Francisca Rimbaud, Beatriz Aznar, Rebeca del Vivar y, sobre todo, la de Pepita Embil y Don Plácido Domingo, nos hicieron disfrutar de luminosas noches de estas obras y también de inolvidables operetas, y nos hicieron enamorarnos de este maravilloso género. Nombres como Salvador Quiroz, Rosa María Montes, Carlos Santa Cruz, Isidoro Gavari, Blanca de Liz, Carolina Quintero, Chelo y Cayo Chávez, Esperancita Valdivieso, Víctor y Alfonso Torres, Pepe Esteva, Francisco Pando, Sara López, René Azcoitia, vienen a nuestra memoria con profundo cariño, por su gran calidad histriónica y sus voces inolvidables.

El ayuno ha sido largo, muchos, muchos años sin zarzuela en nuestra ciudad, grandes fracasos con quiebras considerables desanimaron cualquier intento de reponer estas maravillosas obras. En 1976, Froylán Ramírez hubo de empeñar hasta la camisa por la quiebra de una temporada de cuatro obras, obras que quedaron grabadas en la memoria de Mérida, por su soberbia calidad. Dos años después, Don Héctor Herrera, el inmortal “Cholo”, se lanzó de nuevo a la aventura con la puesta de La Verbena de la Paloma y Molinos de Viento; otro terrible fracaso económico, del que quedó algo maravilloso para la cultura local: Vino a esta tierra “Tanicho” y en ella se quedó para siempre. Fue la última vez que disfrutamos de Rosa María Montes, Esperancita Valdivieso y Don Alberto Catalá.

Por estas razones expuestas, es verdaderamente meritorio que un par de quijotes de nuestros días, como lo son Gustavo Durán y Juan Ramón Góngora, se lancen de nuevo a estas yucatecas llanuras y, con un esfuerzo muy considerable, nos estén reglando con una divertidísima zarzuela, nada menos que “Las Leandras”, de Francisco Alonso, y llenen el escenario de esta catedral de la cultura local que es el Teatro Fantasio, del salero, la gracia y, sobre todo, la picardía, que son los aderezos insustituibles de este popular espectáculo.

La confusión de personajes y situaciones urden en el argumento de la obra un sinnúmero de equívocos que arrancan la saludable risa del respetable, que celebra los chistes y situaciones enredadas y las goza profundamente. El montaje de la obra, ya de suyo complicado y exigente, se enfrenta a dificultades de carácter técnico y de espacio, por las condiciones y escasez de salas con todas las circunstancias y propiedades para este espectáculo, pero los directores de la compañía no son gente que se arredra ante las dificultades y, antes bien, las solucionan con gran ingenio. Ubicar, por necesidad insalvable, la orquesta en el escenario, detrás del telón de fondo, y levantar éste en cada intervención, es una solución muy respetable para el caso y no hace ningún menoscabo a la producción, más bien, la hace novedosa.

El reparto está muy bien integrado. Mariana Palma, quien encarna a Concha, la protagonista, multiplica su talento y nos regala pasajes de gracia y belleza, y además luce muy bien su educada voz de soprano ligera; Mariana se desdobla en La Tarántula, Las Viudas, Las Guanchas, El Pichi y Los Nardos; y en cada número pone lo necesario para hacerlo creíble y de gran calidad. Al par con ella, Cristina Woodward y Julia Arcudia, se nos revelan como unas primeras tiples de calidad sobresaliente, cada uno ens sus múltiples papeles e intervenciones musicales, dejaron sabor majo y salero en el escenario. No hubiéramos podido encontrar mejor tío Francisco que Miguel García Minaburo, un primer actor que sabe lo que hace y canta, cuando tiene que cantar. La sin par Silvia Kater, nos regaló una Manuela Monterrubio de antología, pícara, graciosa, y hasta con zezeo castizo. David Ortiz, encarna un Casildo a la medida exacta, gracioso, medroso, nos hico evocar a René Azcoitia con mucha nostalgia. Paco Ríos, nuestro entrañable “Zapote”, encontró en el graciosísimo Porras, la dimensión exacta del personaje; su actuación nos arrancó una lágrima de nostalgia, pues vimos la viva imagen del inmortal e inolvidable Víctor Torres en escena. Rebeca Ruiz, tuvo modestas pero destacadas intervenciones, graciosas, creíbles, exactas. Gustavo Durán, ¿qué podemos decir de este señor que ha pisado escenarios del mundo y ha dejado memoria de su voz? Fue un Leandro muy bien armado, celoso, violento, machista; y por si todo esto fuera poco, tiene que tomar la batuta y dirigir la orquesta en los números musicales. ¡Aplauso de pie para Gustavo! La certera dirección de escena de Juan Ramón Góngora llevó a feliz puerto la nave, en medio del proceloso mar de la zarzuela, género nada fácil y en el que es muy común sufrir resbalones, que aquí, no los hubo. Como siempre, la escenografía de Manuel Araiza correcta, funcional, creíble. El ensamble orquestal cumplió su encomienda a cabalidad. ¡Un sonoro aplauso de pie para “Opera, Cultura y Escena A. C.”, pues sacó adelante un reto de tono mayor!

“Las Leandras” se presentará una vez más, este próximo sábado. No dejen pasar la oportunidad de gozar con esta buena puesta en escena de esta divertida, pícara y graciosa zarzuela. ¡Olvídense del mal humor y vayan a ver Las Leandras!

FUENTE: DIARIO POR ESTO!

ENLACE: http://bit.ly/2xEcBC5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s