La dimensión humana de López Obrador | Lorenzo Salas González

Para ofender a Andrés Manuel sus adversarios se han valido de todos los recursos lingüísticos al alcance de sus limitaciones intelectuales y por su carencia de inventiva, mejor repiten palabras que usadas en otro sentido serían hasta halagüeñas, como esas de llamarle Mesías (la computadora no la admite con minúsculas como quisieran sus detractores y por eso pone de inmediato una raya roja debajo), que tiene un significado muy noble, pues se le atribuyó a Jesús, llamado el Cristo, o decirle profeta, es decir, el que tiene cualidades adivinatorias. 

Bueno, pues según estos descalificativos, AMLO sí tiene cualidades de adivinador, ya que lo que ha estado ocurriendo desde que fue jefe de Gobierno se ha estado cumpliendo de tal manera que espanta a algunos. Pero en realidad no se trata de un poder profético, sino de una aguda capacidad de observación, de reflexión y análisis, que le permiten ver lo que a los demás se escapaba.

Desde el primer debate televisivo que tuvo López Obrador contra Diego Fernández de Cevallos demostró que la palabrería, la demagogia y las actitudes prepotentes eran juego de niños para él, pues derrotó al panista con una facilidad increíble, no obstante la gran experiencia forense del panista. Por eso, cuando los roces entre él y Vicente Fox cuando fue presidente, al tabasqueño no lo arredraron ni la estatura, la voz gruesa, las botas y el bigote del guanajuatense, por una razón muy sencilla, la demagogia no es pieza para quien tiene por costumbre y usa como arma, para quien habla con la verdad.

El Felipillo Calderón Hinojosa fue derrotado por AMLO, pero “ganó” por la intervención directa del presidente Fox y de un personaje ahora olvidado y tras las rejas: Elba Esther Gordillo Morales, a la que Peña Nieto le tiene un miedo cerval porque sabe que ella ha practicado la brujería, al igual que su comadre Marta Sahagún de Fox. Esta es apenas una de las marrullerías de ambas mujeres y de ahí que sus maridos cuenten con la protección presidencial y la impunidad. Claro que los intereses económicos de todos los mencionados no pueden ser hechos a un lado, pues si Fox apoya a Peña Nieto, es porque éste le suelta desde hace mucho tiempo miles de millones de pesos que toma del erario. Es el mismo caso del Feli-pillo, quien le encargó el avión más caro del mundo para que pagara el priista una vez en el poder.

Desde que se dio a conocer este arreglo entre los dos cómplices prianistas, López Obrador declaró que era un despilfarro y que iba a gravar fuertemente los ingresos de la administración, como en efecto ha ocurrido, pues el ocupante de Los Pinos no tiene muchos viajes de larga distancia y el enorme aparato sólo sirve para llevar a pasear a los potentados del régimen, que usan la nave como taxi intercontinental.

En cuanto a los enormes gastos electorales, AMLO siempre se ha opuesto y usa la conocida frase: “No a un gobierno rico con un pueblo pobre”. Ahora, con la desvergüenza que lo caracteriza, Enrique Ochoa reza leyó ante las cámaras de televisión lo que le corresponde recibir a cada partido para las elecciones y la que le corresponde aportar a cada uno. Si sólo hubiera leído percepciones y donaciones, se podría pensar que ¡al fin! el PRI ascendía a la madurez política y empezaba a usar la objetividad y la propuesta para hacer política. Pero no. Después del punto que debió ser final, Ochoa se aventó con los mismos denuestos de siempre contra López Obrador y hasta lo acusó de tramposo, que porque la donación la haría hasta los comicios del 2018 y, en cambio, el PRI cumpliría desde ahora, en el 2017. No han bajado las naranjas y ya Ochoa está disponiendo a quiénes les va a tocar, cuántas a cada uno y cuándo se las va a chupar. Por su parte, López Obrador se negó a aceptar que hacienda maneje el dinero que MORENA recibirá del INE y de una vez dijo que se fundará un fideicomiso en el que estarán destacados intelectuales y el muy conocido sacerdote Alejandro Solalinde Guerra que, a diferencia de sus correligionarios, siempre está del lado de los pobres, como debe de hacer todo buen cristiano.

Obsérvese Andrés Manuel no se está apoyando en esa presunta entelequia a la que llaman “las instituciones”, sino se basa en hombres de carne y hueso, conocidos por su trayectoria humana, sean creyentes o no, pertenezcan a una institución o no, de preferencia sus allegados son los que han tenido una trayectoria limpia, honesta, sin más compromiso que con el Pueblo, que es al que todos debemos de servir.

La política es una actividad de hombres probos, no de santones mentirosos y aprovechados. Nuestra dimensión es humana, no divina.

FUENTE: DIARIO POR ESTO!

ENLACE: http://bit.ly/2hzQHFK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s