El terremoto sobre el terremoto, el fin o el principio | Jesús Peraza Menéndez

El presidente da la orden para que la Marina se haga cargo del rescate y controlar las espontáneas brigadas, las iniciativas sociales que se queden en ese punto del “rescate”, que no trascienda a la organización para gestionar la reconstrucción. Que no se convierta en poder social colectivo. Son procesos que se enfrentan el de desmovilizar con emociones, consumiendo tantas veces como sea necesario lo ya consumido se satura el ánimo. 

En lo perdido en Juchitán es mucho más que las construcciones, es la capacidad política de reconstruirse hundidos con los oportunismos corruptos de sus políticos que se volvieron empresarios y priístas.

Solo en su resistencia sola, Francisco Toledo, única voz éticamente autorizada, que va por un lado levantando el ánimo a sus paisanas y paisanos para defender su existencia sobre los planes de negocios con las estadísticas generales y los intereses electorales que coinciden con los negocios, con los términos neutros, “los mexicanos” como si en la actualidad no abarcara esta palabra a todas y a todos, como si Enrique Peña Nieto o Carlos Salinas o Carlos Slim compartieran algo del significado de ser zapotecos en la agricultura, el bordado esmerado, la fresca hamaca, la tradición de la sobrevivencia cultural y la lucha contra los transgénicos y las compañías eólicas trasnacionales. O si se sintieran atrapados bajo los escombros de un edificio que no cumplió las normas de construcción en una zona sísmica incluidas las escuelas privadas y públicas como la guardería ABC de Sonora, los niños habitan en negocios que se incendian o se derrumban con los temblores. Y claro, somos mexicanos pero no todos marchantes neoliberales inhumanos, no compartimos esta identidad mezquina perversa.
El encargado de los desastres en México inicia dando cifras diferentes y confusas. Ajusta los muertos con los “desaparecidos”.

Los topos y brigadistas dicen que se rescatan unos, pero “los militares” tratan de sepultar a los otros con maquinaria, se llevan los cadáveres al Campo Militar para incinerarlos, eso cambia las cifras entre los muertos y los desaparecidos incinerados, todo se va ajustando con el Reality Show de Televisa que se concentra en una niña a la que ha creado mediáticamente, con complicidad de la milicia, para tener un punto de atención perdido contra las redes sociales que se informan, Ciro Gómez Leyva, vocero de EPN, las vomita, las condena “seguro le echarán la culpa al gobierno” o ¿a quién más? No lo consiguen, aunque inventa mártires la locutora que trasmite en vivo sin descanso, sacan conclusiones sentimentales de la “unidad emocional” que no une a nadie en ese “somos los mexicanos” ¿cuáles, los sepultados, los endeudados, los desempleados, los migrantes o los beneficiarios del modelo de saqueo con corrupción, impunidad y violencia? El modelo de la “víctima única unificadora de la fuerza México” ya es viejo, lo repiten pues 32 millones de teleaudiencia de Carlos Loret no lo siguen, no le creen y conste que a veces dice la verdad.

Ricardo Monreal, aspirante al gobierno de la CDMX, se le cayó la máscara, es delegado ex de MORENA. Amenaza con correr a todos los que tengan que ver con los edificios caídos en la delegación Alvaro Obregón que gobierna por elección popular. Ha sido “traicionado”, descubre a sus nefastos colaboradores que permitieron construcciones que no cumplieron con las normas, pero él, hará justicia, los cesará a todos y presentará los expedientes en los medios, todo se aclarará, pero no volverá la vida a nadie con su vocación de elegido para gobernar, tras veintitantos años de sacrificio continuo viviendo de los recursos públicos de donde viene su fortuna, él lo declaró, el muy sincero merecedor de otro cargo público, que se le acaba de caer en pedazos por la corrupción que no descubrió a tiempo.

Los partidos políticos no participan en la solidaridad porque la ley manda que se dediquen a las elecciones, con un presupuesto de 31 mil millones de pesos que usan para el control político antidemocrático sólo MORENA rompió el mito legal dando unos millones de ese presupuesto electoral. La Constitución no manda nada sobre que legislar en caso de temblor o de huracán o de ambos, el presupuesto pase lo que pase es inamovible tal como está aprobado, así manda la ley dice el candidato Meade. También sobre confiscar las cuentas y bienes a los que han saqueado, defraudado presupuestos públicos son millones indispensables aquí y ahora.

¿Qué se hace cuando la ley no funciona?

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista del Diario Arte y Cultura en Rebeldía; en este espacio, ejercemos la Libre Expresión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s