Mérida, ¿Capital de la Cultura? | Hortencia Sánchez

La explanada del Parque de la Paz sirve para que los niños de las colonias del rumbo jueguen, para que ciudadanos lleguen y vendan plantas, o se ejercitan haciendo zumba, para que algunas escuelas practiquen con sus escoltas y bandas de guerra y es el acceso principal a la ex penitenciaría Juárez, donde se atiende a adultos mayores, a personas con discapacidad, a los ciudadanos que van a tramitar sus placas, a personas en programas de apoyo para reintegrarse a la sociedad, en un Centro Cultural que atiende a niños a jóvenes y adultos. También dentro de este edificio se ubica el Foro Alternativo Rubén Chacón, donde se presentan obras de teatro para todo público.

Todo esto pareciera que no lo pensaron los responsables de la magna carpa que instalaron en esta explanada; creo que no es justo perjudicar a estos sectores vulnerables de la población que de manera cotidiana asisten a este edificio histórico. Esto también lo olvidaron porque, además de obstruir la entrada, están cubriendo toda la visual de este edificio.

Me pregunto: ¿Quiénes son los responsables de autorizar lo que sucede en esta explanada?, ya que hasta dieron permiso de quitar algunos postes, taladrar el piso, obstruir las lámparas colocadas en el suelo frente al edificio. ¿Será que cuando se retiren dejen en buenas condiciones todo esto que dañaron? Porque todo eso se paga con los impuestos que pagamos de manera permanente los ciudadanos.
Tendrían que haber acordado con quienes están utilizando este espacio que tendrían que dejar libre el acceso al edificio. ¿Cómo pasarán las personas adultas mayores, las personas con discapacidad, los trabajadores, los asistentes a los talleres, el público?

¿En qué pensaban cuando otorgaron este permiso, qué tienen en la cabeza? Alguien por ahí me contestó: Pues, dinero, ese detrás del que se escudan para pasar sobre los derechos de las poblaciones vulnerables.

No sé si mis palabras serán leídas, pero es necesario que los funcionarios sepan que la están regando. Este edificio pertenece al Gobierno del Estado y la Explanada al Municipio de Mérida, será necesario el respeto, por todos los que de manera cotidiana acuden a este edificio histórico.

No pensaron que puede suceder algún accidente dentro de estas instalaciones, y tal vez sería necesaria la premura para abandonar las instalaciones, ¿de qué manera se logrará si la entrada principal está obstruida?

Se optó por habilitar la entrada de la puerta de atrás de la Ex peni, como hace algunos meses que tuvo que ser así porque se encontraba en reparación el pasillo principal. Entonces no existió otro tipo de solución, pero caminar ese enorme pasillo para los adultos mayores es un verdadero calvario, aunado a que por las noches esa entrada está muy oscura y vagan por ahí personas indigentes que pudieran agredir, debido al abuso que hacen de solventes.

Alrededor de la explanada del Parque de la Paz se encuentran varios hospitales, algunas escuelas, no sé qué ruido pueda tener este evento, pero si es alto perjudicará enormemente a los enfermos, a los estudiantes, al público, aunado a los problemas mayores de estacionamiento.

Algunos días estuvieron subiendo tráileres a la explanada, obstruyendo la salida de vehículos y ambulancias que vienen de los municipios a traer pacientes. ¿No hubiera sido mejor colocar esta carpa en la explanada de la plancha, en algún gran estacionamiento de algún centro comercial?

No estamos en contra de que las familias disfruten una novedad con la carpa de dinosaurios, pero los organizadores tendrían que haber examinado el lugar ideal para colocarla.

Habrá que analizar la manera en que se está atendiendo a los ciudadanos, caminar por esas calles de atrás del edificio para ver la mugre y la basura que nadie recoge, o por los camellones del hospital O’Horán, llenos de basura y desperdicios, o las dobles molestias con las coladeras que empiezan hacer después de haber trabajado en el cambio de adoquín; es un cuento de nunca acabar.

Las avenidas, las calles, las colonias de otros rumbos merecen atención, no sólo el paseo de Montejo o las colonias del Norte.

Quienes utilizan la explanada del Parque de la Paz y el edificio de la Ex penitenciaría Juárez merecen respeto.

Ojalá las palabras no queden en oídos sordos. Ojalá se dé solución a esta problemática.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s