La confirmación de la ratonera | Jorge Lara Rivera

Aunque sea consabido es bueno que medios nacionales den cuenta de cómo se las gasta la desdeñosa soberbia de vividores que fingen como consejeros ciudadanos en el INE, tal constató su Contraloría interna. Ni más ni menos que la friolera cifra de 935 millones 400 mil pesos alcanzan sus irregularidades en alquiler de 1 mil 965 vehículos, vía contrato multianual de servicio integral para arriendo y administración del parque vehicular con la empresa Jet Van Car Rental, según La Jornada. Lo alto del costo proviene de precios inflados y servicios adicionales subocupados. Por ello se presentó una denuncia de hechos ante la Subcontraloría de Asuntos Jurídicos, para deslinde de responsabilidades. Se previene igual que persisten vicios como solicitar más recursos de lo que necesita (acaba de pedir más de 25 mil 45 millones de pesos –de los cuales 8 mil 600 millones serán, dice con algo de imprecisión, para partidos políticos, pero igual serán para los procesos electorales federales y locales y de donde ‘pellizcará’ 802 millones 7 mil pesos para “compensación al personal por el proceso electoral 2017-2018”, y 589 millones 500 mil para capacitadores y supervisores –“asistencia electoral” o sea paga doble para sí mismos, por simplemente hacer su trabajo. De allí saldrán también 278 millones 500 mil pesos para voto de mexicanos en el extranjero y los 357 millones 800 mil del impredecible PREP, 354 millones para fiscalizar candidatos y precandidatos; 252 millones para listas, boletas y actas, 157 millones para ubicación e instalación de casillas y 11 millones 500 mil para carísimos debates. Aparte el INE se agandallará más de 18 mil millones para su funcionamiento cotidiano), contratar más plazas de las que hacen falta, así como el opaco manejo a los recursos que recibe.

Y es que el INE tuvo excedentes de su presupuesto, pues afrontó el total del costo de la elección de la Asamblea Constituyente (427 millones 900 mil pesos), recursos no considerados en su presupuesto original, cuya erogación extraordinaria no afectó sus funciones esenciales. Por contraste hay gastos inexplicables: en 2017 se adquirió para supervisores y capacitadores electorales 13 mil chalecos, pero sólo se contrató a 7 mil 756, lo que significó derrochar 2 millones 200 mil pesos. Peor resulta el citado contrato por anomalías relacionadas con hechos, actos y omisiones en que incurrieron servidores del Instituto, pues lo pactado al inicio del contrato no garantizó las mejores condiciones a éste.

En lo tocante a adquisiciones, más del 40% son contratos suscritos el 4º trimestre del año, con riesgo de incumplimientos de proveedores y servidores públicos, lo cual arroja dudas sobre la necesidad de obtener esos bienes y servicios, tanto como su uso o beneficio para el organismo. Hay desfase entre la aprobación de inversiones y su ejercicio: lo ilustra el Fondo para la Atención Ciudadana y Mejoramiento de Módulos donde es notorio el tiempo que transcurre entre la aprobación de un proyecto y el inicio de su realización –más de 2 años– con consecuente desaprovechamiento de aquéllas. Si a eso se anexa lo oneroso de sus sueldos mensuales (entre 218 mil 469 y 259 mil 547), más prestaciones envidiables en este país, incluidos 72 millones de pesos ¡en lavandería!, con 1 millón de pesos por este concepto destinado sólo a los consejeros electorales, que se suma a los autos asignados, gasolina, choferes, telefonía celular, equipos de cómputo de última generación, boletos de avión, y aguinaldos de 650 mil pesos (3 veces lo que recibe 1 diputado) que se otorgan. Por puro instinto de conservación (de sus canonjías) aceptaron a regañadientes posponer su ‘INElandia’ (el Partenón de la Democracia), pero ni un centavo de recorte a sus sueldazos, aunque digan organizar mesas de diálogo para bien de los mexicanos.

*Artículo publicado con la autorización del autor, colaborador del periódico Por Esto!; léase también en este medio

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista del Diario Arte y Cultura en Rebeldía; en este espacio, ejercemos la Libre Expresión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s