La embarcación hace agua | Jorge Lara Rivera

“Al viento,/ la cara al viento,/ el corazón al viento,/ las manos al viento,/ los ojos al viento,/ al viento del mundo./ Y todos,/ llenos de noche,/ buscando la luz,/ buscando la paz,/ buscando a Dios,/ al viento del mundo./ La vida nos da penas,/ nacer es un gran llanto:/ puede que la vida sea ese llanto;/ pero nosotros/ al viento.”, resuena en los oídos del mundo ‘Al vent’, canción popular catalana escrita por Raimon en 1959 que devino en emblema de los movimientos juveniles de los 60, incluido el de Mayo, en París.

Es por demás irónico y descorazonador que ahora que la patria de Joan Manuel Serrat ha sido herida, no por el antiguo enemigo franquista, ni por la corrupta derecha de Rajoy, ni por los añejos separatismos intestinos (contingente en que Cataluña forma) sino por adversarios sin rostro, de allende el Mediterráneo, con el artero atentado de una célula de ISIS (autodenominado “Estado Islámico”) contra veraneantes de 34 países en el célebre Paseo de las Ramblas, en Barcelona, por inmigrantes que por intolerancia a una cultura distinta de la suya así agradecen el favor de haber sido acogidos en su destierro; mientras, en la otra orilla del Atlántico desfilan los fanáticos neonazis y supremacistas impregnando su odio en la Chicago multiétnica –enclave del mayor número de mexicanos– de Illinois, Estados Unidos, bajo la excusa de la “libertad de expresión”.

A uno le queda sólo el triste consuelo de ver cómo la embarcación en que navega el gobierno de Donald Trump “hace agua” y corre riesgo de zozobra, poniendo en ridículo –allí también– a la “administración gerencial” con “valores empresariales” del neoliberalismo recalcitrante, apoyado por el más acedo conservadurismo con nostalgias esclavistas y racistas. Y es que no será fácil a los constructores de imagen, ni los mercadólogos, tampoco para los mercenarios publirrelacionistas reconstruir el aire de sabelotodos perdonavidas que aquéllos se arrogaran, la suficiencia conque se ostentó el flamante régimen de míster Trump entronizando en la Casa Blanca a los “halcones”, lo mismo que a empresarios sin escrúpulos, pasando por prominentes integrantes del Ku klux klan que prueban su ineptitud para atender asuntos e intereses de otros. Renuncias y ceses han menudeado como nunca.

Lo cierto es que su equipo de gobierno, lo más parecido al de 1 Día del Escultismo (no por méritos, sino por lo efímero de los cargos ocupados: las del viernes, Steve Bannon, el jefe de estrategia de la Casa Blanca, despedido tras 10 días en el cargo; y Anthony Scaramucci quien sólo fue director de Comunicación 10 días. Pero está Sally Yates, removida como Fiscal General tras cuestionar las medidas antiinmigrantes de Trump; James Comey fue relevado como director del FBI por negarse a sobreseer la investigación de la conexión rusa en su campaña; el vocero Sean Spicer dimitió tras 6 meses en el puesto; el Procurador General Jeff Sessions enfrenta la desacreditación promovida por quien lo nombró) exhibe, para desgracia de Norteamérica ante el mundo, el grado de improvisación e incompetencia con que se conduce ese ejemplar de vanidoso cuyo ego insaciable es tan débil que precisa le oculten las malas noticias y sólo acepta reportes favorables, y una increíble encarnación de que el jefe siempre tiene la razón en por parte de la adulación descarada de sus colaboradores.

Así Donald Trump arrastra con sus prejuicios por el fango de la ignominia y el olvido la dolorosa historia norteamericana. Su desatino al escoger a los integrantes de su equipo es de escándalo. Y supone un verdadero peligro para Occidente y los valores y derechos humanos que sostiene y se ufana de abanderar. El barco hace agua, que ni qué.

*Artículo publicado con la autorización del autor, colaborador del periódico Por Esto!; léase también en este medio

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista del Diario Arte y Cultura en Rebeldía; en este espacio, ejercemos la Libre Expresión



Categorías:OPINIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: