“Íntimos”, nuevo florilegio de canciones yucatecas | Ariel Avilés Marín

A través de la historia de la canción yucateca se ha dado un fenómeno, muy usual por repetido: el establecimiento de una mancuerna para la producción de canciones. Este fenómeno es muy variado y puede establecerse en varias y diversas formas. Existe el caso de inseparables mancuernas que aportaron verdaderas joyas a nuestra canción vernácula, como la que formaron Luis Rosado Vega y Ricardo Palmerín; esta ilustre dupla de trovadores aportó temas de la mayor trascendencia, como es el caso de “Flores de Mayo”, “Novia Envidiada”, “El Rosal Enfermo” y, desde luego, “Peregrina”. El caso de Guty Cárdenas es distinto; Guty se dio el lujo de musicalizar a los mejores poetas, creando una incomparable producción que deja profunda huella en la trova yucateca; así musicaliza “Nunca” con versos de Ricardo López Méndez, “Rayito de Sol” con letra de Ermilo Padrón, “Fondo Azul” con la poesía de Ignacio Magaloni y, desde luego, “Caminante del Mayab” y “Yucalpetén” con Antonio Mediz Bolio. Por su parte, Manuel López Barbeito musicalizó letras de Manuel Montes de Oca, “Anhelos del Alma” y Rómulo Rozo, “Los Clarineros”, entre otros. También encontramos el caso de grandes trovadores que incursionaron por letra y música en soledad fértil y aportaron grande canciones; tal es el caso de Pastor Cervera que nos legó temas maravillosos como “El Collar”, o Manuel Merodio con “Mi mal comportamiento”, o Coky Navarro, con “Hasta Hoy”; la variedad de casos es muy rica y ha dejado una producción sin igual, que pocas entidades pueden presentar al mundo.

Ahora, en feliz mancuerna, aparece un disco compacto con doce temas. Las letras son de Luis Pérez Sabido, quien por indiscutible mérito propio ya tiene un lugar en la historia de la canción yucateca, tanto como autor, compositor y, sobre todo, investigador y cronista de nuestra canción vernácula. Los temas musicales son de Roberto Cárdenas Bernerardi, gran guitarrista yucateco, que con su lira a cuestas ha recorrido el mundo y pisado escenarios muy poco alcanzados por la generalidad de nuestros trovadores.

La mancuerna Pérez-Cárdenas ha lanzado este compacto titulado “Íntimos”, y el título no puede ser más apropiado, pues en las doce canciones van sacando fibras de ésas que el alma guarda con celosa profundidad y, uniendo cada uno su arte y a dos impulsos, van poniendo en verso y acordes las más delicadas remembranzas, deseos, amores, desamores, heridas y vuelcan en delicadas composiciones un amplio perfil de la naturaleza del ser humano.

A Luis Pérez, lo conocemos como un trovador mantenedor de la más acendrada tradición de la canción yucateca, “Injusta Lejanía” es una muestra de ello; y ahora, en una jovial e inesperada incursión, Luis se nos muestra como un dinámico poeta que pisa otros caminos para brindarnos un fresco ramo de flores de una delicadeza incomparable. En el presente disco, le encontramos temas muy a lo Machado, Serrat, Cabral y hasta se acerca, en algunos casos, a la vena del gran José Alfredo. Luis nos deja muy claro en este disco, que el alma no resiente el paso del tiempo, y su frescura y lozanía dependen de un estado de ánimo que le ponga primaveras a la pluma del poeta. No tengo la menor duda de que Luis es un hombre enamorado, enamorado del amor, y por ello le canta en tonos que no había tocado antes y que ponen nueva luz a su ya abundante y meritoria producción.

Por su parte, Roberto es un guitarrista de amplia y sólida formación; se inicia en el arte de la guitarra bajo la conducción de Coky Navarro, en 1965, cuando apenas era un adolescente de secundaria; ya en la capital, tomó lecciones con el más grande mexicano de este instrumento, nada menos que con Juan Helguera, posteriormente, en París, tomó lecciones con Atahualpa Yupanqui, quien, por ser zurdo como él, le transmitió secretos para esa forma diferente de pulsar la lira. En su carrera musical ha llevado a cabo múltiples actividades. Apenas salido de la secundaria, forma parte del inolvidable “Orfeón Yucatán” del Dr. Carlos Tello Solís; luego lo encontramos acompañando a Juan Acereto y después fundando el grupo folclórico “La Nopalera”; también entró en íntima relación y trabajo con Mario Arturo Ramos y Marcial Alejandro; después de su estancia en Francia, se unió al grupo “Los Incas”, creadores de “El Cóndor pasa”, con quienes llevó a cabo varias giras por diversos países de Europa. Como compositor, ha escrito letra y música de “Mérida de mis cantos”, también musicalizó el bambuco “Vallisoletana” con la hermosa letra de Teté Mendoza.

En la presente grabación, Roberto nos regala una música de gran delicadeza, cuando el tema así lo requiere, como en “Abuela” o “A quién”, pone alegría a sus acordes, como en “El Cardenal de mi Madre”, y con toda facilidad retoma la vena profunda de la trova yucateca en “Eterna Despedida”, en la que con el ritmo del bambuco se deja sentir su entraña.

La aparición de “Íntimos” es un acontecimiento de gran importancia para la cultura musical local, es una brisa fresca en el panorama de la canción yucateca que nos llena de gusto, pues en esta grabación constatamos que la canción yucateca está viva y pujante, que tenemos música para mucho tiempo más y que el jardín de la trova yucateca es tierra fértil, y sólo basta abonar un poquito para que su ritmo y armonía se ponga en marcha de inmediato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s