Las mentiras de la ultraderecha venezolana y sus aliados | Armando Pacheco

Si bien es cierto que el pueblo venezolano vive una etapa de conflicto, rodeado de protestas de parte de un “amplio” sector social que desea el cambio, así como problemas económicos y, según dicen los opositores, escasez de alimentos y medicamentos, igual es cierto que esos mismos que se hacen las víctimas han provocado un odio hacia Nicolás Maduro, actual mandatario constitucional de Venezuela, a base de mentiras, además de ser los artífices de la violencia que se genera en cada una de las manifestaciones que los medios internacionales, a fines a la ultraderecha, no solo han magnificado sino que tergiversado.

Luego de la muerte del Comandante Hugo Chávez, los votantes venezolanos eligieron como presidente a Nicolás Maduro en unas elecciones que pudieran señalarse de cerradas; en aquel 2013, Maduro consiguió 7.587.579, mientras que Capriles, 7 296 876, a penas el 1.5 por ciento de diferencia, (aproximadamente) y con el 78 por ciento de participación ciudadana. Desde ese momento, la guerra de la ultraderecha iniciaría a intensificarse y condenarían tal triunfo.

Medios de comunicación internacionales como CNN se han dedicado a realizar reportajes a fines al sector opositor, realizando entrevistas a la supuesta clase pobre de la nación; han hablado de la escasez de los servicios básicos como el agua, la vivienda, la salud y educación; sin embargo, en contra parte, en medios no tan tradicionales se habla de una gran campaña a favor de la educación de calidad y gratuita para el pueblo venezolano, se realizan actividades culturales de diversa índole e intercambios artísticos, e incluso con México.

Lo que habríamos de preguntarnos, si existe tal crisis en Venezuela -que no dudamos suela estar pasando por problemas sociales y económicos importantes- por qué tantos opositores viajan e incluso a Europa para pedir intervención extranjera; de dónde sacan los recursos las familias de los “presos políticos” para entrevistarse con personajes de la política internacional. ¿Es tan fácil llegar a un mandatario de otra nación sin una clase de influencia? ¿Quién patrocina las máscaras antigases usadas en las protestas violentas que van entre los 30 mil bolívares y 430 mil las más sofisticadas? ¿Por qué no vemos entre los protestantes a agrupaciones sindicales de trabajadores, magisteriales, etcétera?

Por último, habríamos que preguntarnos ¿por qué una sola persona votó hasta más de siete veces en el plebiscito del domingo último pasado?

En fin, antes de que un mexicano pueda criticar las medidas políticas del régimen chavista deberíamos cuestionarnos ¿qué hacemos nosotros, como mexicanos, para defender nuestra soberanía, qué hacemos nosotros para atacar a la corrupción, qué para que los políticos se dejen de burlar de nosotros con sus shows mediáticos como el de Javier Duarte?

Las autoridades mexicanas y estadounidenses no tienen la calidad moral para ser los intermediarios en este conflicto internacional, en dado caso, ¿por qué no el gobierno chileno, quizá el menos violento de la zona en la actualidad, se ocupa de tal empresa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s