Forzado al exilio, un sirio descubre su pasión por el surf

Ali Al Amin, que afirma considerar al joven como a un “hijo”, decidió abrirle las puertas de su escuela y darle tablas y monos. Por su parte, el adolescente se entregó al surf, convencido de que este deporte puede ayudarle a “construir una vida mejor”.

Jiyeh, Líbano.- Alí Qasem nunca había visto el mar. Forzado al exilio por la guerra, este joven refugiado sirio lo vio por primera vez en Líbano, donde descubrió su pasión por el surf. Ahora pretende introducir este deporte en su país. Con el ceñido mono de color malva puesto, Alí encera su tabla y se embadurna la cara de crema solar, antes de meterse en el agua a grandes zancadas.

Pasa una ola tras otra, hasta que su silueta se pierde entre las aguas turquesas del Mediterráneo, como si persiguiera el horizonte sin descanso. “Cuando estoy sobre mi tabla, soy libre. Tengo la impresión de que estoy en otra vida”, confía tímidamente este adolescente de 17 años, en una playa de Jiyeh, a 30 km al sur de Beirut.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s