Más crudo que el petróleo | Jorge Lara Rivera

Luego del violento bloqueo a la autopista Puebla-Orizaba y refriegas de Quecholac y Cuetzalan por el “Operativo Palmarito” en Puebla donde perdieron la vida 4 mílites, 6 presuntos “huachicoleros” (delincuentes que extraen combustible de tomas clandestinas en los ductos de PEMEX comercializándolo ilegalmente), además de otros 4 civiles –entre ellos 1 menor de edad– amén de 11 soldados y 1 policía heridos, siniestramente asoman estragos consecuentes del auge de la “ordeña” consentida por el régimen del panista Javier Moreno Valle Rosas quien ambiciona la candidatura presidencial por ese partido.

El envío de más efectivos, a juzgar por lo publicado en los medios, podría no resultar del todo eficaz. El “negocito” que funciona en tal entidad, además de Guanajuato y Veracruz, sangrando al erario a razón de 15 a 20 mil millones de pesos anuales, opera ahora en contubernio con el sucesor –José Antonio Gali Fayad– y su impresentable secretario de Gobierno Diódoro Carrasco Altamirano. El rastro lleva hasta la hoy “Empresa Productiva del Estado”, su personal –sindicato y funcionarios incluidos– lo cual desde hace años no es novedad. Sin embargo de su fiereza, el problema sólo agrava la situación tras el fiasco del caso Oceanografía, con la excarcelación de Amado Yáñez Osuna, y hacerse público el escándalo por las adjudicaciones directas de PEMEX Refinación para acondicionar el sitio de 1 proyecto en la refinería Miguel Hidalgo de Tula, Hidalgo el cual comenzó en febrero 17 de 2014, y terminó en 2015 (agosto 10), a un costo de 1 mil 436 millones 399 mil pesos y ganancias de 39 millones de dólares; a cambio de sobornos por 10 millones de dólares pagados por Odebrecht, el gigante brasileño de la construcción, a funcionarios mexicanos entre 2010 y 2014.

Y si a eso se suma la fosa común de “honorabilidades” que resulta de los audios recién conocidos de acuerdos al margen de la ley entre Juan Miguel Villar Mir, presidente global de OHL, empresa constructora española, y Emilio Lozoya Austin (ya por suerte ex director de PEMEX) para pactar un contrato, con participación del director de OHL Industrial, Alberto Sicre y Juan Andrés de Oteyza –secretario de Estado con José López Portillo y presidente de OHL México, donde Lozoya Austin era parte del consejo de administración previo a asumir la dirección de PEMEX; así como del director corporativo de Finanzas de PEMEX, Mario Bouregard (antes director financiero de OHL). Se trata de una maraña de influyentismo y flagrante conflicto de intereses.

Y es que OHL México captó para altos puestos y en su Consejo de Administración a exfuncionarios del más alto nivel: Carlos Ruiz Sacristán, ex director de Pemex y titular de SCT en el sexenio de Zedillo, cuando otro consejero de OHL Jesús Reyes Heroles González Garza era secretario de Energía, después director de Pemex en el régimen de Calderón. Ruiz Sacristán encabeza hoy Sempra Energy, trasnacional de prácticas cuestionables para agenciarse contratos. Reyes Heroles preside StructurA, organismo que agrupa las empresas EnergeA, MBD, GEA Grupo de Economistas y Asociados y PROA, con intereses en comités internacionales del sector energético. Federico, su hermano, quien dirige la revista de crítica política “Este país” y paradójicamente encabeza ¡“Transparencia Mexicana”!, forma parte del Comité Técnico del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, surgido con la reforma energética. Técnicas Reunidas, también involucrada, es una trasnacional española del sector energético que habría logrado un contrato de 550 millones de dólares para la reconfiguración diesel de la refinería de Minatitlán, Veracruz, en 2 etapas, sin figurar en compranet.

Pero hay más embarrados: Sergio Hidalgo Monroy, también ejecutivo de OHL y quien en el sexenio de Calderón estuvo a cargo del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes en Hacienda y fue también director del ISSSTE no negó la autenticidad de las grabaciones.

*Artículo publicado con la autorización del autor, colaborador del periódico Por Esto!; léase también en este medio

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista del Diario Arte y Cultura en Rebeldía; en este espacio, ejercemos la Libre Expresión

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s