Cárceles en Yucatán, prácticamente “mazmorras”, señala la CODHEY

Las 10 prisiones que presentaron mayores deficiencias fueron las de los municipios de Tzucacab, Ticul, Temozón, Tixméhuac, Acanceh, Maní, Chemax, Río Lagartos, San Felipe y Dzan, ubicado en el sur de Yucatán.

Mérida, Yucatán.- El 73% de las 106 prisiones municipales del estado están en pésimas condiciones e impiden dar un internamiento humano a los reos, según la Comisión de Derechos Humanos estatal; en los últimos meses de 2016 y los primeros de 2017 han muerto cuatro

Un informe de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (CODHEY) reveló que 73% de las 106 cárceles municipales de la entidad se encuentran en pésimas condiciones y no ofrecen un internamiento digno y humano a los detenidos.

La mayoría de esas prisiones son utilizadas para reclusiones temporales, es decir, para delitos menores, como escandalizar en vía pública o en la casa, agresión a la pareja, riñas en cantinas, o robos. En ellas hay hacinación, carecen de baños, y su problema más grave es la falta de vigilancia permanente.

Derechos Humanos consideró que, de acuerdo con sus visitadores, buena parte de esos centros son prácticamente “mazmorras” que atentan contra la dignidad de cualquier persona.

Además, no tienen registros de ingresos y egresos, no se les practica ninguna valoración médica a los reclusos; presentan deficiencias en cuanto a higiene, ventilación e iluminación, tanto artificial como natural; las comandancias se encuentran lejanas a las cárceles y carecen de personal médico.

Las 10 prisiones que presentaron mayores deficiencias fueron las de los municipios de Tzucacab, Ticul, Temozón, Tixméhuac, Acanceh, Maní, Chemax, Río Lagartos, San Felipe y Dzan, ubicado en el sur de Yucatán.

La CODHEY reveló en su reporte de diciembre de 2016 que los alcaldes de esas comunidades no brindan suficiente atención y cuidado, ya que son sitios donde los detenidos se ven obligados, incluso, a realizar sus necesidades fisiológicas en el mismo lugar.

Los visitadores de la  Comisión Estatal reportaron por segunda ocasión (en 2016 y ahora en 2017) que la cárcel de Dzan, una localidad de poco más de 4 mil 900 habitantes, es la que se encuentra en peores condiciones.

Es de las más hacinadas, en sus paredes hay suciedad y humedad que enfermaría a cualquier persona que permanezca varias horas en el sitio, sus muros son antiguos y sus rejas descascaradas, el óxido muestra el descuido; no han sido objeto de remozamiento.

Se ubica a unos pasos de la comandancia policiaca en el palacio municipal de la población, pero no cuenta con ventanas ni mucho menos con baños.

Es considerada una “mazmorra”, porque en la misma celda, de apenas dos metros, los internos tienen que hacer sus necesidades fisiológicas, obligándose a oler la fetidez de sus propios desechos. La mayoría de los detenidos son por delitos menores, riñas, embriaguez, conflictos familiares y su reclusión es de 24 a 48 horas.

Allí, gran parte de los policías poseen un sueldo de 3 mil 500 pesos al mes y no cuentan con capacitación previa.

FUENTE: REPORTEROS HOY CON INFORMACIÓN DE EL UNIVERSAL

ENLACE: http://bit.ly/2pdnpSD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s