El poder del dinero y los políticos mexicanos a elección popular | Armando Pacheco

Parece ser que las historias se repiten e incluso en las redes sociales; hoy, quien tiene más dinero puede dejar o retirar un mensaje que se publique en ellas. Claro ejemplo de esto lo atestiguamos cuando ni una semana pasó en que se difundiera un vídeo sobre las supuestas acciones corruptas que el gobierno municipal de Mérida, encabezado por el empresario y dueño de la franquicia SubWay en Yucatán, Mauricio Vila Dosal, realiza utilizando a trabajadores humildes de la comuna. Y, vaya usted a saber, quién en realidad se beneficia con la destrucción y reconstrucción de las calles en remodelación que se efectúan.

Sin embargo, el tema que nos ocupa no es el alcalde de la capital yucateca sino de cómo el dinero le da poder a quienes pretenden ser los héroes de la patria a través de los puestos de elección popular. La crisis económica que atraviesan millones de mexicanos está a la vista, empero, las campañas políticas, no importando el lugar donde se estén efectuando, son un auténtico derrochero de dinero distribuido desmesuradamente en busca del voto del quien menos tiene.

Sin importar el color de partido, los más poderosos creen que repartiendo despensas, comprando votos, subyugando al pueblo, amenazando al campesino u obrero; otorgando y prometiendo casas, escrituras, atención médica y becas, podrán calmar el descontento popular que por décadas ha quedado de manifiesto en la sociedad mexicana y más en la clase trabajadora y empobrecida de la nación. El cinismo de los pocos ricos del poder es magistral pues hay quienes argumentan que con menos de 300 pesos a la semana se puede vivir en un país donde todos los días se incrementan los precios de servicios indispensables para estar “como dios manda”.

El descaro es descomunal pues actualmente, un panadero que pasó a la función pública y luego se adjudicó con el apoyo del PRI la gubernatura de Veracruz debe miles de millones de pesos al erario público, mientras que otros, utilizando la demagogia pretenden incendiar al país con falsas acusaciones haciéndole el jueguito sucio al desprestigiado partido revolucionario, que de esta última palabra, ya casi nada le queda.

El dinero pues, ese que tienen los más poderosos (políticos) de nuestro muy bonito paraíso en arqueología, playas y demás, ayuda demasiado a comprar conciencias, pero, aún existe la esperanza que con toda esa maquinaria de desvíos de recursos y antiguas mañas de los mapaches tricolores, el Estado de México sea una muestra del descontento ciudadano y el próximo mes de junio, sean castigados como cuando perdieron ante un ranchero la Presidencia de la República en aquel desastrozo año 2000.

¿Podrá más el dinero que el hambre de un pueblo que hoy vive soportando a un régimen demagogo y corrupto? Allá dejo al aire la pregunta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s