La teoría del cangrejo «Moro» | Jesús Peraza Menéndez

En Yucatán y Campeche desde tiempo ancestral hemos comido «manitas de cangrejo moro», la pesca es prácticamente la recolección de las tenazas con el brazo que contienen la magnífica pulpa del crustáceo. Sobre este acto llamo su atención. Se le arranca una manita, una tenaza, mientras se le deja la otra para que pueda desarrollar una tenaza nueva alimentándose con la que conservó.

La cosecha de manitas de cangrejo moro en la medida que subió el precio de la pulpa se volvió depredadora. Se le arrancaban las dos manitas para arrojar al mar el cuerpo con «ganancias extraordinarias» para unos cuantos depredadores que no viven del mar pero concentran la «riqueza», el dinero que se mueve a donde pueda seguir depredando, no crean ni construyen. Hacen obras faraónicas poco prácticas que tardamos décadas en pagar cuando ellos se fueron con su botines.

Claro, ya sin tenazas no podía alimentarse, hasta que en Yucatán prácticamente despareció la especie. «Matamos a la gallina de los huevos de oro», diría el más común dicho capitalista, tan vigente hoy en día con esa voraz e irracional voluntad de saqueo depredador con violencia del neoliberalismo.

El cangrejo moro representa al país, cuya unidad territorial-lenguaje-cultura es justamente por quienes lo habitamos, lo transitamos y lo construimos cada día pero debemos mantener a políticos-empresarios-militares-narcos-banqueros corruptos. Una parte de nuestro trabajo, cada vez más grande, se va a los bolsillos de los usureros especuladores de las empresas de alimentos, mercancías, cultura chatarra y protección-seguridad con un catálogo de variantes.

En suma, todo esto deriva por la preocupación en la inestabilidad del juego especulativo en enfermedades que se extienden, cánceres de todo tipo, diabetes, herpes, VIH, sicopatologías que trasciende a enfermedades psiquiátricas. Con nuevas e inimaginables enfermedades porque nuestros metabolismos dejan de funcionar para generar defensas por hábitos inhumanos como el sedentarismo-consumista-de trabajo-muerto, caldo de cultivo de: infarto, hipertensión, diabetes, triglicéridos, cáncer, neurosis obsesiva, obesidad con desnutrición, educación con ignorancia, poder de dominio sin potencia creativa, sexo-sin-amor, adicción a los medios. Es el uso sin aprecio existencial de la vida humana en la naturaleza que es la única que crea para recrearse.

Estos consumos atacan directamente nuestras biologías. A esto se suma ese fantasma terrible con créditos chatarra, adquisición de desechables con intereses de deudas impagables. Cada ciudadano es una cartera abierta incluido el limosnero, los niñas, los niños, las mujeres, los trabajadores, los productores, los creadores que han de pagar a la usura financiera todo casa-vestido-sustento…, «amor».

Aquí se asocia otra moderna rama inhumana, la de la industria hospitalaria-médico-farmacéutica, que se alimenta de los enfermos crónicos: gastritis, neurosis con todo tipo de mutaciones, asma, piel, caída de pelo, bulimia, anorexia, alcoholismo, soledad patológica en niños, niñas jóvenes, adultos mayores.

Como la deuda planetaria, nacional, la de cada estado, municipio, la de cada ciudadano es impagable, por la perversidad financiera o ingeniería financiera, aplicada por los propietarios que viven de vendernos dinero caro obtenido vía la usura y la especulación sin mediar la producción con ocupación productiva remunerada, sino con una serie de fórmulas para exprimir hasta la muerte a cada ser humano mediante un bien organizado aparato legal-represivo-ideológico con ciencia aplicada con religión de resignación que bursatiliza el sacrificio de la vida presente por la segura y tranquila muerte eterna con resurrección.

TRANSGÉNICOS CON OCUPACIÓN DE TERRITORIO ECOCIDIO

La bursatilización: Es un esquema financiero estructurado que permite a la empresa obtener liquidez (dinero) para proyectos futuros dando como garantías Títulos de Deuda debidamente clasificados para su colocación entre inversionistas nacionales y extranjeros en la Bolsa Mexicana de Valores. Lo aprueba la Comisión Bancaria.

Bien: los recursos naturales, los ecosistemas. Los bienes culturales tangibles: edificaciones, arte, arqueología. Los edificios gubernamentales son activos, garantías para pago de deudas públicas que han deslizado a negocios privados de políticos con empresarios monopólicos y socios menores.

¿Cuáles son las garantías que ofreció por ejemplo el gobierno de Javier Duarte, ex gobernador prófugo de la justicia, para contraer deuda sobre el presupuesto federal para el Estado de Veracruz?

Para no mencionar a Moreira, Gabino Cue: Veracruz (45 mil mdp), Chihuahua (42 mil mdp), Quintana Roo (22 mil mdp), Oaxaca (13 mil mdp), Tamaulipas (12 mil mdp), Coahuila (32 mil mdp), Puebla (8 mil mdp), Zacatecas (7 mil mdp), Durango (7 mil mdp), Hidalgo (6 mil mdp), Sinaloa (4 mil mdp), Aguascalientes (3 mil mdp) y Tlaxcala (33 mdp). O sea dinero adelantado sobre los recursos – dinero-, que recibe la entidad de presupuesto federal. Y por este orden los gobernadores y el gobierno federal y hasta los municipios importantes.

Son acuerdos bajo la mesa. Desde las campañas políticas pagan los empresarios que serán beneficiados de la inversión en obra pública, la venta de empresas, infraestructura, energías, reservas territoriales, patrimonios naturales y culturales. Hasta la garantía de venderles trabajo esclavo, servil o deuda de adquirientes de vivienda, servicios médicos, medicinas o el compromiso de no dejar sino a los monopolios con sus tiendas de autoservicio o departamentales y a las bandas de protección y sus usureros.

En este negocio quiere entrar Trump, ya que lo han sustituido por los chinos de la burocracia empresarial del Partido Comunista y por los españoles socios de Bush Jr. asociados con Carlos Salinas. Trump aporrea su puño en la mesa, quiere negocios, vender protección con sus ejércitos y ejércitos de empresarios privados, espionaje, cobrar “derechos de piso”, asegurar la tranquilidad con los subsidios a los trabajadores anglo-sajones, que forjaron el imperio moderno estadounidense ahora desechados con la robotización y el viraje a la economía de servicios, el desplazamiento de la industria a países emergentes como China, India, Brasil, México. Cobrar a los nómadas laborales impuestos imperiales.

Volviendo a la bursatilización, otra de sus vertientes, es que una vez adelantados estos dineros de inversionistas monopólicos (Carlos Slim) o presta nombres, como Hinojosa, Hildebrando, socios de capitales monopólicos, los políticos prominentes se roban el dinero, saquean las garantías o se adjudican bienes como suelo, terrenos, hacen neolatifundios urbanos y rurales, con ecosistemas y bienes culturales.

El territorio bajo este esquema ha privatizado a nombre de extranjeros kilómetros de frente de mar dividido en mansiones con propiedades de estadounidenses y europeos en el norte del país, como también sucede en Yucatán, Quintana Roo y otras entidades con diferentes esquemas de neolatifundio. Los fraccionamientos de INFONAVIT y FOVISSTE que fueron construidos sobre regiones inhabitables, incomunicadas, lejos de los servicios, fueron abandonados para ser ocupados por bandas de narcos, traficantes.

En Yucatán, propietarios privados han comprado suelo con áreas arqueológicas o ecosistemas. Así, Donald Trump se apropia frentes de mar en Cozumel e Isla por acuerdos con empresarios yucatecos y quintanarroenses.

YUCATÁN, LA DEFENSA DE LA ATMÓSFERA

Rolando Zapata Bello ha tomado la iniciativa de defender a Yucatán de la siembra de transgénicos y proteger los procesos productivos de la milpa-huerto maya y restaurar ecosistemas. En algunas pláticas informales me comentan que hasta Jorge Carlos Ramírez Marín, el bursatilizador, está por “apoyar” estas iniciativas. Mientras, Emilio Gamboa Patrón aterriza en el Arrecife Alacranes como señor por su hacienda. Se ha asociado para la compra de la Sonda de Campeche bajo la cobertura de hacer ciencia aplicada con los hidrocarburos, asesorado por veterinarios con el mismísimo encargado de la ecología y el desarrollo urbano, que saca su tajada como veremos.

La iniciativa de Rolando Zapata es correcta pero ha de ser asociada a estos otros factores, la no bursatilización del suelo, subsuelo y ecosistemas y patrimonios culturales tangibles.

Atender a la respuesta de Enrique Peña Nieto que amenaza con derogar la iniciativa de ley de Rolando Zapata para respaldar al monopolio de Monsanto, la principal productora de transgénicos y ocupadora de territorios en Latinoamérica, África y Asia.

No cabe duda que hay que mirar todo con lupa para actuar con toda conciencia, poniendo en práctica nuestras capacidades para dejar de depender de estas depredadoras empresas monopólicas con sus servidores públicos, con sus lacayos. Por cierto, en Yucatán la concentración de la propiedad del suelo se dio en su máximo esplendor con el largo cerverato, que alcanzó hasta el gobierno de Patricio Patrón, del PAN, con el salinismo que no acaba todavía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s