Trump nombra a un juez favorable a los religiosos de ultraderecha para el Tribunal Supremo

Donald Trump, el polémico showman estadounidense que ha conseguido alzarse con la presidencia del país pese a perder en casi 3 millones de votos contra su rival demócrata Hillary Clinton, ha puesto fin a la vacante que llevaba tiempo sin ser cubierta en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, una institución cuyos miembros sólo se renuevan al fallecer, al tener un carácter vitalicio el cargo.

La elección de miembros del Tribunal Supremo, gracias al carácter vitalicio que conlleva, supone una importante medida para hacer avanzar o retroceder culturalmente a la sociedad, en función de la ideología del juez elegido.

Ello es así en base a las importantes cuestiones que llegan al Tribunal Supremo y a la capacidad del mismo para hacer valer sus decisiones en todo el territorio de los Estados Unidos. Ello permitió, por ejemplo, que el matrimonio homosexual fuese aprobado en todo el país gracias a una sentencia de dicha institución.

Trump ha elegido al juez conservador Neil Gorsuch para ocupar la vacante existente en el Tribunal Supremo, nombrando a un juez vinculado con los religiosos de ultraderecha que buscan derogar los derechos de las minorías sexuales.

El juez elegido, Neil Gorsuch, ha defendido en el pasado, en el caso de los anticonceptivos, que los facultativos que por cuestiones religiosas se opongan a ello deben tener el derecho a negarse a dispensarlos para que sus creencias sean respetadas.

Dicho respaldo a proteger las “creencias religiosas” de tal manera que permita a los colectivos creyentes de ultra-derecha discriminar a otras minorías sin sufrir repercusiones legales también supone un problema para los derechos de la comunidad LGTB, al estar impulsándose varias normativas en distintos Estados para permitir que la homofobia, bifobia y transfobia tenga lugar si se alegan «creencias religiosas» para practicar dichas formas de discriminación contra la ciudadanía.

Dado que el juez elegido por Donald Trump cuenta con 46 años y su cargo tiene carácter vitalicio, la elección supone un grave obstáculo para el avance de la cultura estadounidense no solo en la actualidad, sino durante varias décadas, al inclinar la balanza de miembros del Tribunal Supremo hacia la ideología conservadora.

FUENTE: UNIVERSO GAY

ENLACE: http://bit.ly/2jUZlOg

 

«DIARIO ARTE Y CULTURA EN REBELDÍA NO LUCRA CON LA INFORMACIÓN, COMPARTE LO QUE OTROS QUIEREN OCULTAR»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s