El muro de Trump costaría a los estadounidenses 40 mil mdd

Lo que el magnate, soberbio, prepotente y «gorila» Donald Trump pretende construir en la frontera de México con Estados Unidos del Norte de América costará miles de millones de pesos al pueblo estadounidense, esto, aunado al renacimiento de la euforia que en los años setenta se vivió en Latinoamérica en contra de los «gringos» o «yanquis» y el desprecio desmedido que se observaba en aquellas épocas en países donde, sobre todo, se había atentado con los gobiernos de izquierdas o comunistas.

De acuerdo a Forbes México, y con información del equipo de campaña de Trump, «el muro tendrá un costo total de 40 mil millones de dólares y una extensión de 3 mil 185 kilómetros de longitud, además de 16.7 metros de altura, 30 centímetros de grosor y 4.5 metros de profundidad. La edificación requeriría la contratación de 40 mil trabajadores, lo que implica un gasto de 26.4 millones de dólares. Y el mandatario estadounidense mantiene su advertencia de que México pagará por este muro».

Este «muro de la vergüenza», de construirse, traerá consigo el odio entre las dos naciones, no cabe la menor duda; ya de entrada, los mexicanos, a través de las redes sociales han expresado su rechazo a los productos con sellos de empresas estadounidenses; están promoviendo un boicot comercial que, si somos congruentes, afectaría más a la Unión Americana (EEUU) que a los nacionales pues en México existen muchas marcas que hacen los mismos productos pero sus franquicias no son muy conocidas. Ejemplo claro: en Yucatán se producía un refresco de cola con la entonces empresa Pino; hamburguesas se ofertan a lo largo de todo el país en puestos improvisados, etcétera. Pero, ¿podrán las empresas extranjeras poder estar sin la mano de obra barata de los mexicanos?

Las medidas del ahora autoritario presidente de EEUU, sin duda, traerá consecuencias para ambos países americanos, pero hay que reflexionar y pensar si no es ya hora de dejar de ser un títere de los EEUU.

Debe, entonces, el Gobierno, aumentar sus precios a los provenientes de esa nacionalidad, poner sus condiciones al recibirlos y, sobre todo, impedir que invadan las principales colonias de las capitales del país. Debe, el Gobierno de México, cobrar más por permitir la entrada y venta a sus manzanas, papas, fresas, rábanos entre otros productos.

Reflexionemos pues y pongamos un muro comercial para enfurecer al demonio que está imparable y ni lleva diez días en el poder.

 

Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite al autor, fuente y enlace

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s