Del aula del crimen neoliberal a la construcción de otra cultura | Jesús Peraza Menéndez

Un arma de manufactura estadounidense se blande dando certeros disparos a niños asistentes a un aula de un colegio de mediana élite. El dedo en el gatillo es de otro niño amigo-compañero. Las cámaras del circuito de vigilancia captan el hecho.

La vida con toda su potencia se desvanece, escapa de la agonía cultural y educativa que ha impuesto la sociedad industrial-consumista-adicta-sedentaria-ostentosa-de-la-economía del desperdicio, sobra la vida, muerte eterna corona héroes-santos y grandes comediantes. Inaugurará el neoliberalismo el cenotafio al «Niño desconocido» (los de esta escuela, los de la guardería ABC, los que han quedado en el tránsito a Estados Unidos, los que tenían cáncer y los atendió el PRI veracruzano con agua destilada).

Sucede como réplica ampliada del terrorismo social estadounidense típico de esta sociedad sumergida en la miseria de la filosofía, es decir sin significados para saber-poder-hacer, es la negación del ser humano por el objeto. Es un colapso, las piezas de la maquinaria deje de funcionar, de consumir en lenta agonía para auto eliminarse. Cabe decir «pobres padres» fueron sorprendidos por el sistema al que sirven tan incondicionalmente. Resulta que las Páginas Web a las que concurría el adolescente «son culpables» del vandalismo a la hora de la rebelión social. «No es el PRI con su ya conocidos métodos de confusión-represión».

Sucede en las clases acomodadas fascinadas conformes con el nivel de confort, implacables jueces en las redes light, que con un teclazo definen su «preferencia» con la vacía banalidad de sus parámetros existenciales de un modo correcto de estar sin ser en la existencia de hacer la vida. Estandarizados consumidores de lo «políticamente correcto» con el stablishment, la forma adecuada de comportarse usando con soberbia y prepotencia el poder de dominación.

En relación inversa los infantilismos de izquierda, que anotan gritando «hay que acabar con el capitalismo», sin decir cómo, sin sumarse a nadie, para estos comediantes «todos somos sus potenciales enemigos», «porque no hacemos la revolución». No es espontaneísmo de preclaros, es teoría con práctica, precisa esfuerzos de socioconstructivismo, imaginación con habilidades intelectuales y destrezas prácticas.

Agonizan en su fatalismo histórico, «nada se puede hacer con lo que está sucediendo, está mal hecho, las masas se equivocan», no han ido a tomar conciencia con la secta de comediantes. Las aguas desbordadas buscan su cauce como las masas enardecídas deterministas se inspiran en su propio encuentro, dejan atrás al amargado tiralíneas, tiranuelos con nostalgia estalinista o sectas de aristocracias iluminadas. Se precisa de hechos más que absolutos determinismos inamovibles de los iluminados en la soledad de la pantalla de la computadora que los conecta con el mundo.

Asesinatos con suicidios inverosímiles coincide en tiempo-espacio con los estallidos que han venido nada menos que de la degeneración del régimen capitalista en esta fase de imperialismo neoliberal-neoconservador de oscurantismo ostentoso con violencia –montado en la máquina de guerra infinita-, que ahora encabeza el presidente empresarial estadounidense al que se han subordinado los socios mexicanos del gobierno neoliberal que sirven a los empresarios monopólicos. Incapaces de resolver los flagelos que pesan sobre la humanidad. Los redentores moderados y del socialismo en un solo municipio, no atinan para evadirse de la indispensable unidad en procesos críticos. Uno salva del radicalismo y el otro del reformismo, las masas se enfrentan en las calles, en los puentes internacionales, en las acciones de la CNTE, los jornaleros, los estudiantes del politécnico.

La guerra que se respira en el ambiente que intoxica la atmósfera es una violencia que arrebata la vida de niños y niñas, que concentra un enfermo desprecio por las mujeres ahora más que como matrices reproductoras de los herederos se favorece su condición de objetos anatómicos de consumismo sexual-perverso, ellas se vuelven réplicas del machismo ostentoso y violento, las otras luchas con conciencia por la condición de género.

Como tales son agredidas por los machos-autoritarios-patriarcales concentradores de la propiedad con violencia, reproductores para la formación del pensamiento e ideología que se vierten en leyes, omisiones, tradiciones, costumbres, imposiciones preñadas de la moral inquisidora adecuada a la economía de la máxima ganancia.

Las redes sociales que se auto-construyen en la multimedia, que han crecido en la difusión de información e intercambio permiten la mira simultánea de hechos que alimenta y retroalimenta procesos sociales que son procesos objetivos ahora constituidos en movilizaciones que han roto con el control de conducta neoliberal con la sumisión con resignación o conformismo con confort para algunos.

La rebelión es la ruptura con la gradual toma de conciencia individuo por individuo, la autoorganización aprendiendo a gobernarse dejando viejas ataduras-prejuicios. Cada uno que haga lo que pueda hacer con otros con las otras donde está unirte indagando-aprendiendo-haciendo-otra-cultura. El estallido social es espectacular, la construcción es indispensable para cambiar la vida, las cosas y el mundo.

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista del Diario Arte y Cultura en Rebeldía; en este espacio, ejercemos la Libre Expresión

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s