El cinismo como política | José Blanco

El cinismo ha sido siempre uncomponente visible de la política. En el mundo podremos encontrar alguna excepción que sólo confirmará la regla. Pero en la era neoliberal esta transparente doblez ha llegado probablemente al límite de su posibilidad. Podemos oír mentiras evidentes, asombrados por el grado de desvergüenza con las que se dicen, y el emisor se quedará de una pieza y fresco como una lechuga.

Por tanto, el presidente Peña no nos asombra, ni vemos a nadie excepcional, sino, por el contrario, alguien que se expresa con entera «normalidad». El 4 de enero de 2015 pudimos leer un tuit de EPN que decía textualmente: «Gracias a la reforma hacendaria, por primera vez en cinco años ya no habrá incrementos mensuales a los precios de la gasolina, diésel y gas LP». Hace unos días sus palabras fueron: «Lo que nunca comprometí es que nunca fuera a incrementarse el precio de la gasolina». Tampoco dijo, por supuesto, que ese «gran» compromiso valía sólo para 2015, que es lo que ahora dice que dijo. Qué buen ejemplo de esa bella propiedad de la política a la que hemos hecho referencia. Es un exceso…

EPN y el secretario Meade «nos explicaron» que el gasolinazo no obedece a la reforma energética, sino al aumento internacional del combustible, mientras por todos los medios se difundía que en Houston, nuestro proveedor preferido de gasolina, había disminuido los precios de las gasolinas. Y listo; sólo les faltaba agregar, y lo hicieron, que la decisión no tendrá marcha atrás, cueste lo que cueste.

Ha habido una protesta social que probablemente condense una gran cantidad de agravios cometidos por el gobierno contra la sociedad. Y si es así, y el tono emocional de la sociedad tiene un giro, veremos cuánto puede costarle a EPN y al PRI sus decires y sus displicentes «contradecires».

El presupuesto de la Federación para 2017 fue ya aprobado en diciembre. Es ahora que nos ponen este impuesto indirecto encima mediante el precio de las gasolinas. Un impuesto que la Cámara de Diputados no aprobó. ¿Cómo se gastarán esos cuantiosos recursos? Oscuridad total es la respuesta. Pero ¿qué tal que EPN y el PRI forma de ahí su caja chica para ganar las elecciones en el estado de México a como dé lugar? Nadie nunca sabrá dónde quedó la bolita. Ya sabemos que el Estado mexicano tiene un sólido saber: nada más fácil que comprar voluntades populares paupérrimas, nada más fácil que contarnos cuentos chinos con el asunto de los dineros y de mil otros temas.

Especialmente a partir de la década de los 80 del siglo pasado, el Estado mexicano ha estado cada vez más alejado de la sociedad. Además, en una enorme proporción, hoy los políticos tienen un perfil sumamente parecido al de Javier Duarte. Los Javieres Duarte que gobiernan, no nos gobiernan. Ocupan un puesto en el que no llevan a cabo, por supuesto, ningún mandato decidido por las mayorías que «los eligieron», sino que hacen lo que les da su regalada gana y roban todo cuanto puedan. ¿Hay alguien que no sabe que es así como ocurren las cosas en el México de hoy?

Por esa razón, si no es el gasolinazo, otro atraco, u otro Ayotzinapa, u otro Javier Duarte que quede en vitrina, condensará los agravios acumulados en las vidas de cada día de los más pobres de los pobres hasta las llamadas clases medias. Y veremos entonces si los Javieres Duarte continuarán en la impunidad. ¿Alguien cree que EPN no sabe dónde está Duarte el de Veracruz?

De otra parte, el gobierno tiene una cabeza jibarizada por su formidable dependencia respecto al imperio. Al finalizar la década de los 60 del siglo XX, el consenso keynesiano que existía en el mundo occidental se rompió en mil pedazos. Y es que ese consenso fue forjado en 1945 introduciendo en él un agujero negro conformado por el FMI, el Banco Mundial, y el sistema internacional de pagos oro-dólar, es decir, las instituciones que siguen entre nosotros aunque totalmente deshilachadas. Con todo, ese consenso conservaba como objetivos el crecimiento y el empleo. Fue Bill Clinton quien dio la puntilla a ese consenso, ya para entonces insostenible, mediante la liberalización total e irresponsable de las instituciones financieras. Las consecuencias de esa operación fueron captadas rápidamente por el occidente desarrollado que se desplazaron rápidamente a lo que posteriormente sería llamado el consenso neoliberal (el de Washington), que sustituía los objetivos de crecimiento y empleo, por el de la estabilidad macroeconómica. Pero los gobiernos latinoamericanos no se percataron del cambio de rumbo y continuaron con políticas expansivas durante los años 70. Debido a ese motivo, en los años 80, con la crisis de la deuda mexicana, América Latina cayó en crisis severa y comenzaron a alinearse a la política austericida.

La elección de Trump representa la crisis de la globalización neoliberal. Es decir, nos espera otra crisis que seguramente el gobierno mexicano enfrentará, si no hay cambios drásticos en la orientación del gobierno, con una política de estabilidad macroeconómica neoliberal, para de esa manera hincarse y rezar porque vengan capitales externos a invertir a obsequiarnos más años de crecimiento de 2 por ciento anual, y cero crecimiento per cápita (pero con mayor concentración del ingreso). La atracción de capital externo será más difícil, porque aquí y allá, el nacionalismo de derechas está de vuelta.

FUENTE: LA JORNADA

ENLACE: http://www.jornada.unam.mx/2017/01/10/opinion/015a1pol

 

«DIARIO ARTE Y CULTURA EN REBELDÍA NO LUCRA CON LA INFORMACIÓN, COMPARTE LO QUE OTROS QUIEREN OCULTAR»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s