Hay calidad en las artesanías hechas en Yucatán: experto | Bernardo Caamal Itzá

En Yucatán hay artesanía de primer nivel, en Tahdziú, hasta los hombres se involucran en la artesanía de hilo contado «punto de cruz», como una forma de ayudar a sus mujeres.

Tan solo los ternos, vestuario que se usan las mujeres mayas en la celebración de las fiestas tradicionales, ellos lo ofertan dependiendo al ancho del trabajo y su precio fluctúa entre $ 5,000 a 7,000, mientras que en los lugares turísticos los ofertan incluso a más de 12,000 pesos.

Expertos en artesanías afirman que en tan solo en Yucatán, hay más de 12, 000 artesanos, y que conocen la actividad,  su único problema es, cómo desplazar sus productos en el mercado, aparte, como capacitarlas y crear nuevos diseños que permita que los productos mayas compitan siempre en el mercado.

«Las artesanías mayas tienen un buen mercado, solo que hay que saber cómo trabajar el tema comercial y capacitar a nuestros artesanos, y no solo explotarlos tal como hoy en día sucede» mencionó el experto que omitió dar su nombre.

Quienes conocen la artesanía de Yucatán, saben de lo que estoy diciendo, hay calidad, pero no hay programas que realmente fomenten la creatividad y mejoren la actividad, en donde no solo capaciten sino generen las condiciones de vida de quienes se dedican a la actividad y al final eso permita que florezca la artesanía «en el mayab, hoy en día para ser artesano, te tienes costear tu capacitación, luego te mal pagan, mal comes y por eso muchos se mueren por enfermedades que pueden ser curables» destacó el experto.

-De antes teníamos mucha vergüenza, porque hacer el hilo contado, nos decían que era para mujeres, y hasta los otros se burlaban de nosotros, pero uno se va de albañil, entre que buscas y te mal pagan, con los gastos que tienes, te das cuenta que no ganas nada; en cambio con esta actividad, vivo con mi familia y tengo el gusto de ver crecer a mis hijos, nos confió uno de los artesanos de Tahdziú.

«Hago mi milpa y por las tardes, en mis ratos libres apoyo a mi esposa, y mis hijos le pintan la caneva para facilitarle más el trabajo a su mamá, si te das cuenta, toda la familia se involucra en la actividad.

‹Muchos de mis trabajos concursan con otros nombres, porque muchos de los que me vienen a comprar, luego los usan como suyos, y eso es común hoy en día. Ganan premios o reconocimientos quienes ni lo merecen, solo porque tienen buenos padrinos. Cuantas injusticias no suceden por todos lados, pero en mi caso, me mantengo en la parte creativa y éstos son mis trabajos».

En Tahdziú, hay una gran cantidad de hombres incluso más jóvenes que se han involucrado más en la actividad del hilo contado, y con esta actividad completan sus gastos familiares y tienen muy claro de los problemas que enfrentan «lucran con sus actividades y les mal pagan sus trabajos a pesar de su alta calidad»

 

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista del Diario Arte y Cultura en Rebeldía; en este espacio, ejercemos la Libre Expresión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s