Antiguos mayas no tenían una fecha fija para festejar el Año Nuevo

Los antiguos mayas carecían de un día o fecha fija para festejar el año nuevo, ya que su calendario tenía exactamente 365 días y carecía de los llamados años bisiestos que se utilizan en el calendario gregoriano, informó el investigador mayista, Fredy Poot Sosa.

En entrevista para Notimex, explicó que al carecer de años bisiestos, cada año nuevo empezaba en una fecha diferente, que se movía conforme pasaban los años.

Fue tras la conquista y el establecimiento del calendario gregoriano que las comunidades empezaron a sumarse al festejo como lo conocemos hoy en día, cada 31 de diciembre, señaló.

«Hay estudios que buscan determinar si había una fecha de uso común entre las sociedades prehispánicas para festejar el inicio de un nuevo año», dijo.

«Algunas apuntan a que julio sería el mes indicado, pero en realidad sólo son teorías, pues como les mencioné el hecho de que el calendario tuviera 365 días, hace que cada año empiece en una fecha diferente», precisó.

De hecho, este año, precisamente hubo una celebración el pasado 27 de julio, del Año Nuevo Maya, según el calendario Haab, que divide al ciclo en 18 meses de 20 días más cinco días más llamados aciagos.

Ese festejo se hizo a iniciativa de la asociación civil Proyecto Baktún, con la idea de celebrar el Año Nuevo Maya, tras unos 500 años de no hacerse una ceremonia de este tipo, de tradiciones indígenas.

Sin embargo, Poot Sosa indicó que aunque se haya elegido determinado día, conforme pasen los años, la fecha de inicio de un nuevo ciclo irá cambiando, porque no hay modo de hacer los ajustes que sí permiten los años bisiestos.

De tal modo, que al igual que sucedió con el festejo de la Navidad, que es una costumbre impuesta por la Conquista, las comunidades mayas empezaron a adoptar la tradición de festejar el inicio del año cada 31 de diciembre, reiteró.

Expuso que para los mayas contemporáneos aún existe una mayor espiritualidad en el culto a los muertos que en los festejos navideños, que, como se mencionó, es una costumbre y tradición impuesta por la religión católica, aún cuando tampoco existe la certeza de que día nació Jesucristo.

«Se decidió que 24 de diciembre y 31 fueran las fechas para festejar la navidad y el año nuevo, y las comunidades mayas lo festejan, se reúnen en familia, departen, conviven y beben como se hace en las zonas urbanas, pero si se quiere hablar de manifestaciones de fervor y espiritualidad, esas se ven con mayor intensidad cuando se recuerda a los muertos», expuso.

Incluso, algo de lo que se habla poco pero aún persiste en las comunidades mayas es recordar y conmemorar la fecha en la que fallecieron los seres queridos, poniendo altares, haciendo rezos e incluso se cocinan los guisos que eran los predilectos del difundo.

«Mi madre, por ejemplo, lleva 76 años recordando la muerte de su padre y mi abuelo Pedro Sosa y desde una noche antes empieza a preparar las cosas para que en la hora exacta en que murió, en esta caso a las 11:00 horas, empiece a montar el altar en su memoria», añadió.

Como ella, muchas personas de origen maya preservan esa costumbre, que al igual que el Hanal-Pixán (comida de las ánimas) está cargada de una gran dosis de espiritualidad y devoción, que no necesariamente se logra con la misma intensidad durante los festejo navideños y de fin de año, finalizó.

FUENTE: NOTIMEX

 

«DIARIO ARTE Y CULTURA EN REBELDÍA NO LUCRA CON LA INFORMACIÓN, COMPARTE LO QUE OTROS QUIEREN OCULTAR»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s