INE: derroche e hipocresía | Jorge Lara Rivera

El TEPJF no tuvo empacho en rechazar la suspensión de “promocionales” que se agenció alevoso Ricardo Anaya, y el CEN blanquiazul –el colmo del descaro– emitió un comunicado congratulándose por tan vergonzante resolución que, alardearon, confirmaba “se han conducido con apego a la Ley”. Ante tanta denuncia de sobreexposición mediática, 4 de 5 magistrados recomendaron al INE “escrutinio escrupuloso” de cómo usan los dirigentes partidistas los spots. Pese a su “ciudadanización” el Instituto (antes IFE) carece de autoridad moral para tal menester: desde su origen no está exento de irregularidades, dispendio y corrupción que le restan credibilidad ¿No hubo a la cabeza del IFE un despreciable despilfarrador del erario –el académico José Woldenberg Karakowsky– que por darse vida de príncipe hizo la vista gorda al delito de financiamiento extranjero en la campaña de Fox; igual que un tramposo –Luis Carlos Ugalde– discípulo de Elba E. Gordillo M., operando la elección presidencial más sucia de toda la historia nacional a favor de Felipe Calderón, y un viajero frecuente –Leonardo Valdés Zurita– obsequioso con los atropellos de éste a la Ley que tuvo que irse en medio de acusaciones de trafiques, gastos excesivos e inexplicables?

Así el INE presente del avaro racista Lorenzo Córdova Vianello –quien disfrutó el derroche de su antecesor– con su oneroso proyecto faraónico INElandia (Palacio de la Democracia) lo constata. La nuestra es la democracia más cara del mundo (11 dólares de bolsas privadas acaba de costar cada voto estadounidense, mientras en 25 dólares, de financiamiento público, salió cada sufragio de los últimos comicios en México). Esta dilapidación y cochinadas fueron reportadas por la Contraloría del INE en el informe previo de gestión 2016 rendido por Gregorio Guerrero: en 3 años acrecentó 1 mil 859 puestos su planta laboral; con 2 mil 817 millones 900 mil pesos de remanentes (incluyendo fondos para pagar personal que No contrató, nunca) creó un irregular “cochinito presupuestal” y, además de privilegiados sueldos, paga a su personal elevados montos en bonos salariales extraordinarios.

A su vez Francisco Gárate, representante del PAN, ha mencionado que ya desde 2014 el Instituto reporta cuentas con saldos de naturaleza contraria con bancos y deudores diversos y presenta otras anomalías en cuentas de bienes inmuebles, de infraestructura y construcciones en desarrollo. Por ejemplo, en marzo de 2016 la Auditoría Superior de la Federación encontró irregularidades en sus finanzas por 2 millones 400 mil pesos en el manejo de dos fideicomisos. (La revisión de Cuenta Pública 2014 arroja que el INE no comprobó la utilización de 2 millones 100 mil pesos del Fideicomiso de Infraestructura destinado al pago de uno de sus proveedores por lo cual “se presume un probable daño o perjuicio a la Hda. Pública Federal de 2 millones 131 mil 566 pesos con 90 centavos, por falta de documentación justificativa que sustente los pagos de servicios realizados mediante la orden de pago número INE/ DRF/238/2014 a un contratista con recursos del Fideicomiso Fondo para el Cumplimiento del Programa de Infraestructura Inmobiliaria y para la atención Ciudadana y Mejoramiento de los Módulos del INE”, recomendándole que “fortalezca sus mecanismos de control y supervisión a fin de vigilar los ingresos y rendimientos financieros, los egresos realizados y su destino”. La Auditoría Superior también descubrió irregularidades en el pago a 5 servidores públicos del Instituto, erogados del Fondo para atender el Pasivo Laboral sin entregar los recibos de honorarios correspondientes, presumiéndose “probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hda. Pública Federal de 286 mil 713.77 pesos”).

Los medios reportaron desde febrero que la Contraloría Gral. del INE informó de múltiples anomalías administrativas y operativas desde 2015: gastos extemporáneos de los plazos autorizados o indebidos (como el “estímulo por responsabilidad y actuación” por 1 millón 97 mil 421 pesos a personal de 31 órganos delegacionales, contraviniendo lo dispuesto por el Art. 276 de su Manual de Normas Administraciones en Materia de Recursos Humanos que lo limita sólo a personal operativo, con plaza presupuestal y adscrito a oficinas centrales; y la “compensación por labores extraordinarias derivadas del proceso electoral federal 2014/2015” a 135 empleados cuyos niveles tabulares no fueron establecidos ni autorizados; como también 259 mil 368 pesos en pagos duplicados a 86 trabajadores), numerosas contrataciones de personal con doble pago, y deficiencias en proyectos como el de la Macrosala de Prensa instalada ex profeso para la elección federal intermedia donde no se consideró 4 millones 497 mil 779 pesos (y por la cual, luego de desmontada se pagó 176 mil 275 pesos); asimismo 207 pagos duplicados que totalizaron 472 mil 216 pesos, y 485 por demasía ya que el número de días pagados ¡excede el total de los contratados! Del rubro Gastos Emergentes para la jornada electoral 262 mil 700 pesos se erogaron previa y posteriormente al período establecido, y hubo superflua erogación de 3 millones 630 mil 687 pesos para 1 nuevo sistema de monitoreo de transmisiones de spots y programas por Radio y TV desaprovechando el convenio con la UNAM.

Ante estas acusaciones Lorenzo Córdova, consejero presidente, ha querido pretextar mandatos constitucionales adicionales y de magnitud mayor a las funciones del IFE, haber basificado personal por recomendación del Contralor, justificar necesario el bono y asegurar salud financiera de sus fideicomisos; pero el Contralor ha revirado que pese a lo dicho IFE e INE no son tan diferentes en cuanto a vicios e irregularidades. Puso al descubierto que el INE deliberadamente pide más recursos de los que necesita porque “saben que va a sobrar y de ahí sacan para otras situaciones”, lo que debe prohibírsele. Del bono dijo que antes de que el INE organizara las elecciones locales junto con los estados fue descartado e incluso se habló de la necesidad de disminuir la cantidad de empleados que no tenían quehacer en periodo no electoral y como el personal cuenta con “salarios no tienen por qué tener un pago adicional. No son actividades extraordinarias’’, sino cumplimiento de su razón de ser.

¿Entonces?

 

*Artículo publicado con la autorización del autor, colaborador del periódico Por Esto!; léase también en este medio

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista del Diario Arte y Cultura en Rebeldía; en este espacio, ejercemos la Libre Expresión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s