La conexión Elías | Jorge Lara Rivera

Pese a haber financiado a cambio de impunidad la campaña de Ricardo Anaya, Guillermo Elías Padrés debió acudir al ex procurador Fernando Antonio Lozano Gracia, socio de Diego Fernández de Cevallos Ramos, para dar el primer golpe de su litigio mediático y politizado donde pasa por injustamente “perseguido político”.

De momento el brazo de la justicia ha alcanzado al depredador de Sonora (30 mil millones), a su hijo Guillermo Elías Dagnino y varios ex colaboradores de ese nefando régimen. No puede obviarse que las raíces de su criminal conducta alcanzan hasta el clan calderonista, vía el oscuro asunto del trasvase del río Yaqui al Reservorio Independencia del Acueducto Bicentenario hacia Hermosillo, ecocidio en el cual están implicados José Luis Luege Tamargo y Juan Rafael Elvira Quesada, respectivos titulares de CONAGUA y SEMARNAT en el calderonato.

Elías Padrés fue el infame cómplice del despojo calderonista del agua a la etnia yaqui con el trasvase desde la presa “El Novillo”, alimentada por el río que da nombre al Valle del Yaqui, hasta la milmillonaria obra, para sacar raja del erario federal y emprendida por el genocida Calderón antes de terminar su mandato, pese al daño ambiental que provocaría, apoyándose en dictámenes de consigna de unas omisas SEMARNAT y CONAGUA; caso reiteradamente postergado e irresoluto por la abyecta Suprema Corte que incluso admitió revisar la decisión federal que autorizó el megaproyecto estatal violando criterios de prioridad en materia hídrica y pese a su nocivo impacto ambiental. Paradójico: el Alto Tribunal no mandó parar los trabajos del acueducto que drenó el Río Yaqui con la represa y el acueducto que surte a la turística Guaymas cuando su avance era de 86%, mientras otras resoluciones –desacatadas por el impune gobernador e impugnadas por funcionarios de Calderón, sí lo ordenaron cuando apenas eran de 6, 17 y 60%. Ello provocó las protestas y bloqueos carreteros por los yaquis que fueron violentamente reprimidas sin que se esclareciera tan afrentoso crimen ni se deslindase responsabilidades.

Tuvo que concluir el malhadado sexenio para que sólo 10 días luego, recuperase su libertad el vocero de la etnia yaqui, Mario Luna quien fuera injustamente privado de libertad durante un año, incriminado por esa administración perversa de secuestro, robo y portación de armas (que le fueron “sembradas”), tras el secuestro y asesinato de Francisco Antonio Delgado Romo dirigente de esa etnia aparecido en el municipio de Bácum, en represión a su movimiento en Vicam contra el despojo del recurso hídrico a los habitantes del Valle del Yaqui por causa de la megaobra de fines de la administración calderonista inaugurada con toda prisa a escasos días de concluir ésta.

Bueno será ya que el PAN tanto ha aporreado la lengua pidiendo explicaciones por los “1 mil niños desaparecidos” en el país que se aproveche que una cuenta bancaria de María Iveth Dagnino Acuña, esposa de G. Elías, fue congelada para averiguar el origen de los fondos y esclarecer el turbio expediente de la red de venta de 300 niños cuya operación, impune, se le atribuye, y que PGR debe investigar junto con el escabroso asunto de nepotismo que implica a la ex diputada Joann Novoa Mossberger, esposa del ex gobernador jalisciense Alberto Cárdenas Jiménez, denunciada ante PGR (enero, 2012) de Marisela Morales Ibáñez como parte de una banda de trata de personas según Conciencia Cívica, organismo defensor de derechos humanos que encabeza Salvador Cosío Gaona, al apoyar, proteger y facilitar procesos de adopción de niños por extranjeros a través de un abogado, familiar de Amparo González Luna Morfín quien dirigió el Instituto Cabañas; y del encubrimiento en 2 gobiernos por Tomás Coronado Olmos, emanado de Acción Nacional, y la fiscal especial Guadalupe Morfín Otero. ¿Se aprovechará la oportunidad?

 

*Artículo publicado con la autorización del autor, colaborador del periódico Por Esto!; léase también en este medio

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista del Diario Arte y Cultura en Rebeldía; en este espacio, ejercemos la Libre Expresión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s