El recorte al sector cultural y la apuesta de los legisladores por la ignorancia | Armando Pacheco

Hemos sido testigos de cómo se las dan los políticos mexicanos de presumir que su país es rico en cultura y, sin embargo, cuando está en sus manos hacer “algo” para que el desarrollo de la misma continúe y se apoye, además, a la creación artística, sencillamente ven pasar las horas en sus curules y alzan (como títeres) la mano para votar a favor de los recortes presupuestales que atentan contra el sector cultural. De igual forma hemos sido partícipes de las mentiras de Rafael Tovar y de Teresa quien se da la vida de intelectual grandilocuente y que sólo llegó al desaparecido Conaculta para enterrar los proyectos que de esta instancia salieron a pesar de las diversas administraciones; la Secretaría de Cultura federal, pues, ha resultado ser un fracaso a un año de operaciones con una estructura ya definida y que tendrá una reducción en su presupuesto de 35% con respecto a 2016.

El capital asignado por los “representantes del pueblo” para el año 2017 es de 12 mil 428 millones de pesos, es decir, una reducción de 21.1% con respecto a los 15 mil 254 millones de pesos con los que la cultura contó en 2016, según nos informan los medios de comunicación mexicanos; “todas las dependencias y órganos desconcentrados de la Secretaría de Cultura, tendrán una reducción de sus presupuestos. Además del recorte a la propia dependencia rectora, sobresalen por su tamaño los recortes a organismos como Educal, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), los Estudios Churubusco Azteca y el Centro de Capacitación Cinematográfica“, nos ejemplifica el diario Excélsior. Estas y otras reducciones, sin duda, son perjudiciales y, si además se toma en cuenta, que un gran monto de ese presupuesto se va a la burocracia cultural, los creadores de arte, promotores culturales, escritores, intelectuales, investigadores, etcétera, podrán prepararse para un año austero, terrorífico y hasta desalentador. Muchos proyectos ya no podrán ser posibles y otros sufrirán recortes importantes.

Con lo anterior, pareciera ser que a los políticos mexicanos no les importa la cultura; para muchos, este sector es ocioso, sin beneficio y sí de gran peligro, ya que todo artista lleva en sí al diablo consigo y son provocadores e izquierdosos que buscan desestabilizar al Estado mexicano. Para la gran mayoría de esos señores caprichosos, de gustos exóticos, la cultura es una amenaza que hay que erradicar; educar a la gente es como el frijol en el arroz; es como que un comunista llegue a la Presidencia de los Estados Unidos del Norte de América.

Nos queda seguir escuchando promesas que no se cumplirán, proyectos que no se podrán efectuar y, sobre todo, pagos que se atrasarán por el desinterés de la misma Secretaría de Cultura y su cómplice en los truculentos manejos de dinero, la Secretaría de Hacienda. Estaremos atentos, si parte del dinero asignado a cultura no se desvía a la campaña del PRI en Edomex, pues el peligro de que este organismo político pierda este gran bastión es muy probable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s