Ante Trump, patriotismo, no miedo ni servilismo | Álvaro Delgado

El periodismo militante en México está perturbado: Sus protagonistas se asumen aterrados por el triunfo de Donald Trump y acusan a los estadunidenses de votar por temor, pero reactivan para México la misma estrategia de miedo que los invade y obnubila.

Son los opinantes que sin rubor se asumen prosélitos de Hillary Clinton, la derrotada candidata del Partido Demócrata de Estados Unidos, y la campaña de elogios a favor de ella, por la perversa concentración informativa en México –liderada por Televisa–, ocupó todos los espacios de radio, televisión, prensa e Internet en la capital y en los estados.

Hubo quienes llamaban a Hillary Clinton “nuestra candidata”, en plural, una conducta tan servil como la de las senadoras Mariana Gómez del Campo (PAN), Hilda Flores (PRI) y Dolores Padierna (PRD), que cuatro días antes de la elección en Estados Unidos posaron vistiendo camisetas en favor de la candidata de un país extranjero.

Esta aberración en el Congreso, a la que se sumó el perredista Zoé Robledo y que fue aplaudida por tipos de la talla del priista Emilio Gamboa y del panista Javier Lozano, se tornó en infamia: Las representantes populares literalmente dieron la espalda a Vicente Guerrero, “La patria es primero”, y a Benito Juárez: “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

La elección presidencial de Estados Unidos volvió a evidenciar también el arraigado y extendido racismo que padecen cotidianamente los millones de mexicanos –y otras minorías– que allá viven y que el triunfo del magnate potencia a niveles inauditos, pero también ha exhibido, una vez más, el abandono en el que han estado allá nuestros connacionales, que siguen siendo expulsados de México, ante el servilismo de los gobiernos de PRI y PAN.

Pero, en el fondo, a los repentinos defensores de los mexicanos en Estados Unidos no les preocupa tanto el triunfo de Trump como su significado: La derrota del establishment que encarnó Clinton y que en México también está amenazado por las tres décadas de vigencia de un modelo político y económico autoritario, excluyente y corrupto.

Los defensores y voceros del establishment –el ahora aterrado periodismo militante– afirman que en Estados Unidos ganó la intolerancia, la exclusión y el miedo, lo cual es cierto, pero ocultan deliberadamente que estos repugnantes comportamientos son lo que dominan la vida pública de México y que ya dominan hacia el 2018.

La derrota de Hillary Clinton, emblema del sistema, derrumba a la que ha sido construida como su gemela en México, Margarita Zavala. La élite del sistema la desprecia, por ignorante, y los arreglos con su marido, Felipe Calderón, operador y beneficiario del establishment.

Pero hoy, más que gimoteos, derrotismo y cobardías, que suelen conducir a indignidades como el perdón que en su momento pidió Vicente Fox a Trump –a petición de éste–, la nueva realidad del magnate en el gobierno de Estados Unidos exige a México y a los mexicanos dignidad, patriotismo y pensamiento estratégico.

En Estados Unidos hay personas –con ciudadanía o sin ella– que están asumiendo con arrojo la decisión de ser contrapeso al poder ominoso de Trump, con manifestaciones de dignidad en las calles y con la autoridad moral de dirigentes como Bernie Sanders, cuyo lema incluyente de “Un futuro en el que puedes creer” (A future you can believe in) se contrapone al de Trump: “Hacer (a) América grande otra vez” (“Make America great again”).

Para defendernos como nación, para respaldar a los mexicanos de aquí y los que viven en Estados Unidos, hace falta retomar lo que la ideología conservadora –con ropajes de liberal– ha destruido: El patriotismo, que defiende los intereses nacionales, y la no intervención, que significa el principio confuciano de no hacer lo que no quieras para ti…

APUNTES

El periodismo militante calla: Así como guardó un conveniente silencio sobre la renovación facciosa del Tribunal Electoral y la ratificación del procurador general Raúl Cervantes, que podría desnudar muchos negocios sucios de medios y periodistas, no dice ni pío sobre el nuevo jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Omar Hamid García Harfuch. Era jefe de la Policía Federal de Guerrero cuando la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y, desde hace años, su nombre y teléfono celular eran parte de la agenda de Sidronio Casarrubias, líder de Guerreros Unidos, acusado de ese crimen masivo…

Mientras tanto, la medalla Belisario Domínguez, que otorga el Senado y que el año pasado fue para el magnate Alberto Bailleres, dueño del ITAM y segundo hombre más rico de México, será este año para Gonzalo Rivas Cámara, quien murió tras apagar las bombas de gasolina en una estación de Chilpancingo, un reconocimiento promovido por el activista Luis González de Alba, el cual se suicidó el 2 de octubre, y que es repudiada por las familias de los desaparecidos. La Belisario Domínguez es, desde hace mucho, una presea corrompida.

FUENTE: AGENCIA PROCESO

ENLACE: http://www.proceso.com.mx/462590/ante-trump-patriotismo-miedo-ni-servilismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s