Una mujer indígena, auténtica esperanza para México | Armando Pacheco

Cuando en Bolivia Evo Morales llegó a la Presidencia, las naciones dominantes ardieron en cólera y pronosticaron una hecatombe para la patria sudamericana; acusaron a Hugo Chávez de intervencionista, financiador y manipulador, y a la muerte de éste, el imperialismo yanqui continuó tratando de desestabilizar al país y “botar” al indígena que hizo historia. Hoy, Bolivia es un territorio donde más representatividad tienen sus grupos étnicos, donde se ha combatido, exitosamente, el analfabetismo que imperaba en otros tiempos y la educación, así como la preservación de la cultura, son de gran importancia; todo esto, pese a los intentos de los “poderosos” que tratan de desprestigiar los avances de La Pachamama boliviana.

En México, tras los abusos de poder, la corrupción, el rezago e inequitativa educación; el tráfico de influencias, las violaciones a los derechos humanos e indígenas, así como los desvíos de recursos, la complicidad con el crimen organizado y el acecho de la barbarie militar comandada desde la Presidencia de la República, el Congreso Nacional Indigenista (CNI) con el importante respaldo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) ha revelado la propuesta de postular a una mujer indígena para la contienda presidencial del año 2018. Como si la noticia fuera un laxante, la clase política mexicana, en su mayoría, tuvo evacuaciones mentales, pues han opinado que los “independientes” no funcionan, ni saben gobernar y son “títeres” de “alguien” que sí conoce de esos menesteres; buscan, pues, desacreditar la figura del independiente. A éstos, se les olvida que en Jalisco, un joven diputado logró que su congreso votara a vafor del desafuero para quien sea una amenaza a la legalidad gubernamental y que, además, salió a favor de los matrimonios entre personas del mismo sexo, propuesta recién rechazada por la ultraderecha mexicana (PAN-PRI-PVEM) en la Cámara de Diputados.

La propuesta de una indígena como candidata a la Presidencia no solo es importante, sino que representa la verdadera esperanza de México y la oportunidad para que los connacionales miren hacia una opción de cambio auténtico. Las comunidades indígenas tendrían en sus manos hacer que el Estado mexicano voltee hacia ellas y que sepan que nos son una minoría y merecen el mismo respeto, derechos y oportunidades que los hijos y “ahijados” de políticos, mismos que ya se están apoderando de importantes puestos legislativos, gubernamentales y de dirigencias de organismos políticos.

De concretarse esta iniciativa, los artistas, intelectuales, políticos conscientes; las barras de abogados no vendidas al sistema, empresarios responsables y todo grupo a favor de los derechos humanos e indigenistas, deberán hacer su parte; se tendrá , así, hacer campañas en las lenguas o dialectos de los pueblos originarios de México para involucrar en el activismo social y político, además de informar a este sector tan desdeñado por los “ogros” del poder; los periodistas, deberemos dar cuenta de esta lucha de un pueblo cansado de más de 80 años de promesas incumplidas e indignado por el crimen, el enriquecimiento ilícito, el despojo de tierras, la venta de los hidrocarburos a empresas extranjeras, la explotación laboral, la mala atención médica, los malos y corruptos gobiernos y la intolerancia de políticos neoliberales y farsantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s