El cinismo del PRI y su voto en contra de la ley del matrimonio igualitario | Armando Pacheco

Hemos dicho hasta el cansancio que la unión de dos personas del mismo sexo en nuestro país no es un capricho de la comunidad LGBTIII y sí es un derecho; en tiempos en que la crisis social se desataba sin precedentes en México, el traficante de influencias, Enrique Peña Nieto, utilizó su estrategia de manipulación y con bombo y platillo anunció la inciativa de ley para que los legisladores analizaran, y en su caso votaran, una ley donde se incluiría civilmente la unión entre individuos del mismo sexo. Todo fue un montaje mediático pues ya la hipócrita Iglesia y otras organizaciones retrógradas estaban preparando el terreno para presionar y evitar este progreso en materia civil.

La vergüenza fue mayúscula cuando este miércoles, la gran mayoría de los priístas, secundados por los representantes del PVEM se unieran al ultraconservador Partido Acción Nacional y votaran en contra en la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados y que un representante de Movimiento Ciudadano se abstuviera a pesar de que presume su organismo de ser progresista y de izquierda. Esto, nos da una llamada de atención para que en los próximos comicios de 2018 quienes abiertamente nos hemos manifestado a favor de las minorías volteemos hacia el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y en su caso, al convenenciero Sol Azteca.

Negarle a la comunidad LGBTIII de realizar la unión de una manera más sencilla y por derecho, nos pone alertas ante quién en realidad maneja los hilos del títere Peña Nieto; nos invita a reflexionar sobre la “pulcritud” hipócrita de las organizaciones en pro de la familia quien sin duda viven fuera de la realidad social de México y Latinoamérica, por no mencionar del mundo. Ese modelo perfecto de familia donde hasta una mascota está considerada más prioritaria que el respeto a las preferencias sexuales de un individuo, nos hace plantearnos si en realidad las instituciones educativas están orientando el pensamiento humano hacia el entendimiento de que todos los seres humanos son iguales.

Los priístas ya sacaron sus garras y seguramente se rasgarán las vestiduras en el Estado de México en las próximas elecciones de 2017; veremos si el discurso barato del aspirante a la gubernatura de Yucatán, Jorge Carlos Ramirez Marín, de que la iniciativa de Peña Nieto influyó en la debacle de los comicios de este año es auténtica o sencillamente es un pase de factura por lo mal que ha gobernado el tricolor, sobre todo en materia de derechos humanos.

Nos queda esperar que los gobiernos estatales se revelen a los diputados federales y permitan que sus legislaturas, autónomas como debieran ser, analicen el matrimonio igualitario de manera más consciente y lejos de las presiones tanto de los grupos a favor como los de en contra; que busquen legalizar este derecho de toda persona de unir su vida con quien desee y abran un verdadero debate sobre el tema.

Por lo pronto, la comunidad LGBTIII seguramente prepara ya una lucha más ante este revés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s