Biblioteca Manuel Cepeda Peraza, un mejor espacio para la lectura | Armando Pacheco

Durante dos décadas, la Biblioteca Pública “Manuel Cepeda Peraza”, ubicada en el Centro Histórico de Mérida (Capital Americana de la Cultura 2017), estuvo en el abandono de las autoridades estatales a tal grado que sólo se interesaban en darle una “manita de gato” y el verdadero mal continuaba acabando con el legendario edificio situado en la esquina de la calle 55 con 62. Pena daba entrar a los baños públicos que en muchas ocasiones no contaban con agua; de eso fuimos testigos.

Por su parte, el esfuerzo de su director, Luis Solís Vázquez, por mantener lo mejor posible las instalaciones, era titática y en su compromiso por darle vida, daba la oportunidad a escritores para que realizaran sus talleres, como fue el caso de la Catarsis Literaria El Drenaje que sesionaba todos los viernes. Los achaques del recinto, sin embargo, eran manifiestos cada día y los sábados, día en que más usuarios frecuentan la biblioteca, se volvía un horno.

Todo eso quedó atrás y con una inversión de más de 10 millones de pesos, ahora los asistentes tienen un lugar más apropiado para realizar las acciones propias de un centro de estudio y lectura; la Biblioteca Manuel Cepeda Peraza, me queda claro, surge como el ave fénix y ahora, los que antaño acudíamos de manera frecuente, seguramente lo volveremos a hacer.

Para el titular del Ejecutivo local, Rolando Zapata Bello, la biblioteca ha sido testigo de momentos muy significativos de Yucatán, y la cultura, es un patrimonio que “debemos preservar y promover”.

Al hacer una reflexión sobre las palabras del Gobernador yucateco, me viene a la mente aquel día triste en que un grupo de escritores, reunidos en un evento literario en la biblioteca, nos enteramos, por conducto de Oscar Sauri Bazán, de la muerte de Rafael Ramírez Heredia, quien en esas mismas instalaciones nos había dado taller al igual que a personas que intentaban entrarle a este pedregoso, pero fascinante mundo de las letras.

Retomando el tema, Roger Metri Duarte, secretario de cultura de Yucatán destacó que “un libro en manos de un niño, de una niña, de una joven o un joven, representa un precedente para su porvenir. Una garantía de la esperanza infatigable que personifica lo mejor del ser humano. Esperanza que les permita elegir las opciones ideales para su futuro. Listos para su futuro. Tomar el control de sus vidas y servir a su patria. Esta patria nuestra maravillosa que es México. Esa es la mejor herencia que les podemos legar, como Gobierno y sociedad, y abonar a la esperanza de estos niños y jóvenes”.

Como escritor y asistente a la Biblioteca Manuel Cepeda Peraza no puedo dejar de celebrar este acierto del gobierno de Zapata Bello, esperando que se dé seguimiento a estas acciones pues la vida de un recinto de lectura y estudio no debe limitarse solo al edificio; esperamos, sin duda, que tome vida con actividades a favor de la lectura, creación literaria y la labor académica. En horabuena por darle a los meridanos (y yucatecos) un mejor espacio para el disfrute de la lectura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s