La truculenta (y falsa) conspiración de las farmacéuticas | Juan José Morales

El asunto es viejo, bastante viejo, pero sigue circulando por la Internet y mucha gente se cree el cuento. Nos referimos a unas supuestas declaraciones del Dr. Richard Roberts, Premio Nobel de Fisiología y Medicina, en el sentido de que las grandes empresas farmacéuticas obstaculizan o impiden el desarrollo de medicamentos que efectivamente curan y que cuando no pueden lograrlo bloquean su distribución. Más todavía: conforme a esas supuestas afirmaciones del Dr. Roberts, las farmacéuticas producen “medicamentos cronificadores”, que no solamente no curan, sino —en el mejor de los casos— solamente alivian los síntomas pero provocan que los pacientes sufran de esa enfermedad durante años o por toda la vida.

Desde luego, todo esto suena muy truculento y ha sido aprovechado por quienes divulgan la teoría de que existe una conspiración de los grandes fabricantes de medicamentos y los médicos —o al menos de una gran parte de ellos— para no producir medicamentos ni tratamientos efectivos, que realmente curen, de modo que los enfermos deban seguir tomándolos permanentemente —y en consecuencia engordando las ganancias de las empresas— y visitando regularmente al médico, que así se lleva su tajada del negocio.

Pero el Dr. Roberts nunca declaró tal cosa. Sus palabras fueron tergiversadas o malinterpretadas, y ya sabemos como son las cosas en la Internet: una vez que comienza a rodar una falsa noticia, sigue multiplicándose sin que prácticamente nada pueda hacerse para detener su propagación.

Lo que en realidad dijo el laureado científico, y así lo aclaró al ser entrevistado vía correos electrónicos por el divulgador científico Mauricio José Schwarz —cuyo excelente blog El Retorno de los Charlatanes recomendamos enfáticamente a nuestros lectores— fue que las compañías farmacéuticas tienen poco interés en gastar mucho para encontrar curas de algunas enfermedades porque una vez que se encuentra una cura eso limita enormemente el potencial de mercado. Prefieren encontrar medicamentos que sean efectivos contra enfermedades crónicas que los pacientes tendrán que seguir tomando durante muchos años, idealmente el resto de sus vidas”.

Ello resulta lógico y explicable y no tiene nada de ilegal. Como comenta Schwarz, “las farmacéuticas invierten en los productos que dejan más dinero a sus accionistas, algo que no es sorprendente en sí. Es una realidad que conocen muy bien quienes padecen enfermedades raras y que dependen de la inversión pública y la solidaridad social para costear las investigaciones sobre sus dolencias. Pero de allí a tener como política la creación de sustancias que provoquen que las enfermedades se vuelvan crónicas, como psicópatas desalmados de caricatura, media un gran trecho.”

Por lo demás, cuando hablamos de padecimientos crónicos nos referimos a cosas tan comunes como la diabetes o la hipertensión arterial, para las cuales no existe cura —la hipertensión ni siquiera presenta síntomas— sino sólo pueden ser controladas con ciertos medicamentos que el paciente debe tomar regularmente por toda su vida.
Así pues, que no le digan, que no le cuenten. El Dr. Roberts nunca denunció ninguna conspiración de las empresas farmacéuticas para hacer que la gente adquiera enfermedades crónicas y así volverla esclava de sus medicamentos.

FUENTE: DIARIO POR ESTO!

ENLACE: https://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=15&idTitulo=513341

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s