Amigos peligrosos | Jorge Lara Rivera

A Beatriz Rodríguez Guillermo, I. M., a un mes de su fallecimiento

La siniestra aquiescencia del FMI a través de su directora/gerente Christine Lagarde por la designación del comodín José Antonio Meade Kuribreña como titular de Hacienda en México, donde antes fue subsecretario, resulta inquietante. Sobre todo a la luz de la obligada y entendible, pero sospechosa discrepancia del flamante funcionario mil usos que defiende la propuesta de Presupuesto 2017 con respecto a la “clarividencia” (o la profecía que se autocumple) del oneroso gobernador del Banco de México, Agustín Carstens Carstens, ex subordinado de C. Lagarde en el FMI hasta antes de venir como “asesor” del usurpador de la Presidencia en 2012 (el fiasco Vicente Fox Quesada) y luego su rival vía una campaña internacional indebidamente financiada con cargo al erario mexicano, por la Dirección/Gerencia de ése en el calderonato, anunciando la inminencia de una “crisis económica independientemente de quién se alce con la presidencia estadounidense en el pulso que libran Hillary Clinton y el defraudador fiscal Donald Trump”, la cual será en gran parte su propia culpa como predecesor en la Secretaría de Hacienda (en el foxiato y el calderonato), época en la que, cínico prestidigitador, él mismo “evaporó” los ingresos excedentes petroleros regateándoles a los estados miles de millones de pesos por concepto de “participaciones” de los Estados por ingresos excedentes, desapareciéndolos en la opacidad de difusas figuras financieras como los fideicomisos, carentes de la obligada transparencia de los fondos públicos.

Recuérdese que a inicio de la usurpación del velocirraptor Vicente Fox Quesada existían 290 fideicomisos públicos, pero en ese sexenio se constituyeron 203 nuevos, hasta totalizar 493 figuras fiduciarias que administraban ¡220 mil 393 millones de pesos! En 2011 “Contralínea” (mayo 29) refirió que de 364 fideicomisos, mandatos y contratos análogos que sostenía la administración pública federal por entonces, 75 fueron creados en el calderonato y curiosamente acumulaban ya ¡68 mil 897 millones de pesos!, o sea la 5ª parte del total de casi 360 mil millones de pesos que sumaron en marzo de ese año los recursos públicos a resguardo en tal figura y apenas empezaba el sospechoso auge de la polémica figura cuya secrecía no permite conocer ni el monto real del dinero que resguarda –según afirma la doctora Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, investigadora de la UNAM en su libro “Rendición de cuentas y fideicomisos: el reto de la opacidad financiera”. La única información proveída al contribuyente por la administración federal es la contenida en informes trimestrales de Hacienda sobre las finanzas públicas y está limitada al registro del total de egresos, ingresos y saldos, sin detallar en qué se ejercieron miles de millones, tal refiere la Auditoría Superior de la Federación.

El portal “Arena Pública” (octubre, 2013) puso al descubierto que en 4 años (2008 a 2011), el sexenio de Felipe Calderón, se perpetró un proyecto a través de constitución de fideicomisos donde la Sociedad Hipotecaria Federal recibió cartera con activos crediticios para su administración por ¡más de 40 mil millones de pesos! Similar a lo realizado con el Fobaproa, esa dependencia del Ejecutivo Federal asumió la deuda de intermediarios Sofoles (Sociedades Financieras de Objeto Limitado) y Sofomes (Sociedades Financieras de Objeto Múltiple) las cuales por entonces estaban a punto de quiebra; recibiendo a cambio, el Estado, cartera con activos crediticios para su administración que se encontraba en fideicomisos de los bancos BANAMEX (el banco favorito de ese sexenio donde Francisco Gil Díaz es integrante del Consejo de Administración al igual que el ecocida Roberto Hernández Ramírez, su ex dueño, quien lo vendió a CITIGROUP sin pagar ni 1 centavo de impuestos al país –a pesar de que éste lo había “rescatado”, precisamente con el Fobaproa), HSBC e Invex y cuya cartera vencida, en constante aumento, entonces sumaba más de 20 mil 378 millones de pesos, impactando su balance por su endeble o nula garantía convirtiéndose a fin de cuentas en Deuda Pública.

De los reportes trimestrales de Hacienda se desprende que en 2009 fue creado el grueso de las figuras fiduciarias correspondientes al sexenio. El mismo año, SHCP dio a conocer disponibilidades de casi ¡500 mil millones de pesos! relacionadas con 29 figuras recién constituidas. De esos, 227 fideicomisos son aún vigentes. En tanto la deuda pública ha crecido en proporción a la pérdida de ingresos de dólares por la baja del precio de venta de la mezcla mexicana de petróleo en el mercado mundial. Está además el enésimo reajuste a la baja del crecimiento económico (y menos mal que crece) de nuestra economía a 2.1% para este 2016, formulado por el FMI.

Así las cosas, no es para nada tranquilizador que, salomónico falaz, coincide con la pertinencia de la propuesta de Presupuesto formulada por Luis Videgaray Caso (defenestrado tras el incómodo expediente Trump) y presentada por J. A. Meade Kuribreña al Congreso, mientras apoya a Carstens Carstens en sus sombríos pronósticos, José Angel Gurría Treviño –ex responsable de las finanzas públicas y ex canciller de México– a cargo desde hace 1 década de ese bastión neoliberal que es la OCDE “fuente de toda sabiduría” para los tecnócratas “neoliberales” panistas heraldos de la administración pública con “criterios gerenciales” y “valores empresariales” siguiendo recetas macroeconómicas que han descarrilado las economías de países rezagados en la “competitividad”, ensanchando vergonzantemente brechas de desigualdad social a escala sin precedente en el mundo. De ahí que resulte perturbadora la tentación de acudir a la línea de crédito por el (im)pío FMI abierta al país integrada con “derechos especiales financieros” (constantes de una canasta de 6 monedas internacionales). ¿Con amigos así para qué necesitamos al pato Donald Trump?

*Artículo publicado con la autorización del autor, colaborador del periódico Por Esto!;  léase también en este medio

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista del Diario Arte y Cultura en Rebeldía; en este espacio, ejercemos la Libre Expresión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s