Alicia Alonso y el Ballet de Cuba presentan ‘La magia de la danza’ en reapertura del Teatro José Peón Contreras

Con la participación de más de cincuenta bailarines en escena, el Ballet Nacional de Cuba bajo la dirección de Alicia Alonso, Prima Ballerina Assoluta, ofrecerá a los yucatecos, en un solo espectáculo, un recorrido por lo más representativo de la danza clásica; la cita es el día siete y el ocho de septiembre en el Teatro José Peón Contreras, en el Centro Histórico de la ciudad de Mérida; ambas presentaciones son a las 21 horas y gratuitas.

La Prima Ballerina Assoluta y directora del  Ballet Nacional de Cuba en la presentación del espectáculo "La magia de la danza" | Foto: DIARIO ARTE Y CULTURA EN REBELDÍA
La Prima Ballerina Assoluta y directora del Ballet Nacional de Cuba en la presentación del espectáculo “La magia de la danza” | Foto: DIARIO ARTE Y CULTURA EN REBELDÍA

“Se trata de los más grandes clásico; de las obras tradicionales que han sido famosas (y) que los siglos han establecido como el paradigma de las más altas expresiones del ballet clásico académico mundial expresado a través de escenas”, señaló Pedro Simón, director de la revista Cuba en el Ballet

Agregó además que el objetivo es reunir en un solo escenario algo de esas grandes obras que hece toda una gala de pas de deux (paso de dos).

Dijo que Alicia Alonso concibió hacer un espectáculo que fuera en un solo día y que no solo presentara el Pas de deux sino escenas donde no sólo se apreciara el “paso de dos” sino que se viera el entorno en donde éste se produce.

Sobre La magia de la Danza

La Gala de Ballet iniciará con la escena del segundo acto de la emblemática coreografía Giselle, original de Jean Corralli y Jules Perrot. Seguidamente la compañía cubana interpretará escenas del tercer acto de La bella durmiente del bosque de Marius Petipa, para finalizar con la primera parte del espectáculo con escenas del segundo acto del Cascanueces, original de Lev Ivánov.

Tras un intermedio de quince minutos, los integrantes del Ballet Nacional de Cuba saldrán al escenario para mostrar cuadros dancísticos de los actos primero y tercero de Coppélia, cuyo primer registro coreográfico fue de Arthur Sain-Léon y que Alicia Alonso trabajó en base a ella y la versión de Marius Petipa.

El recorrido continúa con la obra Don Quijote donde bajo la dirección artístico-coreográfico de Alicia Alonso, Marta García y María Eleba Llorente trabajaron en la coreografía sobre la original de Marius Petipa y la versión de Alexander Gorski.

El lago de los cisnes, original de Lev Ivánov es la penúltima pieza que los integrantes del ballet cubano interpretará, para cerrar con Sinfonía de Gottschalk, un trabajo dancístico que recrea La noche y Fiesta Criolla de la Sinfonía Noche de los trópicos del estadounidense Louis Moreau Gottschalk. Al respecto de esta coreografía Pedro Simón dijo: “Alicia, hizo de esa obra, una fiesta criolla que la van a disfrutar e incluso bailar desde la luneta del teatro, así que vamos a tener un final muy festivo y alegre”.

Sobre el Ballet Nacional de Cuba 

El Ballet Nacional de Cuba es una de las más prestigiosas compañías danzarias del mundo y ocupa un lugar prominente en la cultura hispanoamericana contemporánea.El rigor artístico-técnico de sus bailarines y la amplitud y diversidad en la concepción estética de los coreógrafos, otorgan a esta agrupación un lugar relevante entre las grandes instituciones de su género en la escena internacional.

El Ballet Nacional de Cuba en una escena de "La magia de la danza" | Foto: BALLET NACIONAL DE CUBA
El Ballet Nacional de Cuba en una escena de “La magia de la danza” | Foto: BALLET NACIONAL DE CUBA

La compañía surge en 1948, con Alicia Alonso como principal fundadora y primerísima figura. En 1950 se crea la Escuela Nacional de Ballet Alicia Alonso, anexa a la compañía profesional. Desde los inicios, su línea artística partió del respeto a la tradición romántica y clásica, estimulando al mismo tiempo el trabajo creativo de coreógrafos que seguían una línea de búsquedas en lo nacional y contemporáneo.

Ya en esta temprana etapa, el montaje de las versiones completas de clásicos como Giselle, El lago de los cisnes o Coppélia, estuvo acompañado de obras procedentes del movimiento renovador de los Ballets Rusos de Diáguilev como Petruschka o La siesta de un fauno; y de ballets creados por coreógrafos nacionales.

El advenimiento de la Revolución en 1959, marcó el inicio de una nueva etapa para el ballet cubano. Ese año, como parte de un nuevo programa cultural, se reorganiza la compañía con el nombre de Ballet Nacional de Cuba, y ha tenido desde entonces un auge vertiginoso, enriqueciendo su repertorio y promoviendo el desarrollo de nuevos bailarines, coreógrafos, profesores y de otros creadores en otros géneros relacionados con la danza, como las artes plásticas y la música. Junto al perfeccionamiento del repertorio tradicional, se ha incentivado un pujante movimiento coreográfico, con obras que se ubican dentro de los más significativos logros de la coreografía contemporánea.

Además de su intensa actividad en Cuba, donde ha logrado proyectar socialmente su arte a nivel popular, el Ballet Nacional de Cuba desarrolla anualmente un programa de giras internacionales, que lo lleva a escenarios de diversos países de Europa, Asia y América. Importantes galardones, como el Grand Prix de la Ville de París y la Orden «Félix Varela», de la República de Cuba, se suman a la aclamación de los más destacados representantes de la crítica especializada y a las distinciones recibidas por sus figuras, de manera individual, en concursos y festivales internacionales.

El Ballet Nacional de Cuba es la máxima expresión de la escuela cubana de ballet, que sobre la base del legado cultural que brindan varios siglos de tradición en la danza teatral, ha logrado una fisonomía propia en la cual esa herencia se funde con los rasgos esenciales de la cultura nacional.

Sobre Alicia Alonso, Prima Ballerina Assoluta

Prima Ballerina Assoluta y Directora del Ballet Nacional de Cuba, es una de las personalidades más relevantes en la historia de la danza y constituye la figura cimera del ballet clásico en el ámbito iberoamericano.

Como Directora y figura principal del Ballet Nacional de Cuba, Alicia Alonso ha sido inspiración y guía para la formación de varias generaciones de bailarines cubanos
Como Directora y figura principal del Ballet Nacional de Cuba, Alicia Alonso ha sido inspiración y guía para la formación de varias generaciones de bailarines cubanos

Nació en La Habana, donde inició sus estudios en 1931, en la Escuela de Ballet de la Sociedad Pro-Arte Musical. Más tarde se trasladó a los Estados Unidos y continuó su formación con Enrico Zanfretta, Alexandra Fedórova y varios profesores eminentes de la School of American Ballet.

Su actividad profesional comenzó en 1938, en Broadway, al debutar en las comedias musicales Great Lady y Stars in your eyes. Un año más tarde ingresó al American Ballet Caravan, antecedente del actual New York City Ballet. Se incorporó al Ballet Theatre of New York, en 1940, año de su fundación. A partir de este momento comenzó una brillante etapa de su carrera, como intérprete suprema de las grandes obras del repertorio romántico y clásico.

En esta etapa trabajó junto a Mijail Fokine, George Balanchine, Leonide Massine, Bronislava Nijinska, Antony Tudor, Jerome Robbins y Agnes de Mille, entre otras significativas personalidades de la coreografía del siglo XX. Fue la intérprete principal en el estreno mundial de importantes obras como Undertow, Fall River Legend y Theme and Variations. En calidad de figura del American Ballet Theatre, actuó en numerosos países de Europa y América con el rango de prima ballerina.

En 1948 fundó en La Habana el Ballet Alicia Alonso, hoy Ballet Nacional de Cuba. A partir de ese momento, sus actividades se compartieron entre el American Ballet Theatre, los Ballets Rusos de Montecarlo y su propio conjunto, que mantuvo con muy escaso o ningún respaldo oficial hasta 1959, año en el que el Gobierno Revolucionario de Cuba le ofreció apoyo.

Sus versiones coreográficas de los grandes clásicos son célebres internacionalmente, y se han bailado por otras importantes compañías como los Ballets de la Ópera de París (Giselle, Grand Pas de Quatre, La bella durmiente del bosque); de la Ópera de Viena y el San Carlo de Nápoles (Giselle); de la Ópera de Praga (La fille mal gardée); del Teatro alla Scala de Milán (La bella durmiente del bosque) y el Real Ballet Danés (Don Quijote). Eminente figura de la vida cultural, Alicia Alonso ha sido investida con el grado de Doctora Honoris Causa por la Universidad de La Habana, el Instituto Superior de Arte de Cuba, la Universidad Politécnica de Valencia, de España, y la Universidad de Guadalajara, en México.

En 1982, el estado mexicano le confirió la Orden “El Águila Azteca”. En 1993 se le otorgó la Encomienda de la Orden Isabel la Católica, que adjudica el Rey de España. Ese mismo año surgió una Cátedra de Danza con su nombre en la Universidad Complutense, de Madrid. Más tarde, creó la Fundación de la Danza que lleva su nombre, y el Instituto Superior de la Danza Alicia Alonso adscripto a la Universidad Rey Juan Carlos.

En 1996 el Ateneo Científico, Artístico y Literario de Madrid, le rindió un homenaje público. También fue designada Miembro de Honor de la Asociación de Directores de Escena de España (ADE). En 1998 fue distinguida con la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid; la República Francesa le impuso la Orden de las Artes y las Letras, en el Grado de Comendador, y el Consejo de Estado cubano la condecoró con el título de Heroína Nacional del Trabajo de la República de Cuba.

En el año 2000 recibió el Premio Benois de la Danza, por sus aportes artísticos de toda una vida, y le fue conferida la Orden José Martí, máxima condecoración que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba.

En el 2002 fue nombrada Embajadora de la República de Cuba, por el Ministerio de Relaciones Exteriores de su país; y fue investida en París como Embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO.

En el año 2003, el presidente de Francia le confirió el grado de oficial de la Legión de Honor y en el 2005, recibió en Cannes el Premio Irene Lidova por toda su carrera artística.

Recientemente recibió, de manos de los Reyes de España, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes otorgada por el gobierno de ese país. Como Directora y figura principal del Ballet Nacional de Cuba, Alicia Alonso ha sido inspiración y guía para la formación de varias generaciones de bailarines cubanos, con un estilo propio que ha conquistado un lugar destacado en el ballet internacional.

AUTOR: REDACCIÓN CON INFORMACIÓN DE ARMANDO PACHECO Y EL BALLET NACIONAL DE CUBA

FUENTE: DIARIO ARTE Y CULTURA EN REBELDÍA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s