Don Valentín Cruz Cauich, ilustre pintor de Tixkokob | Entrevista por Manuel May Tilán y Armando Pacheco

Don Valentín Cruz Cauich es de los artistas que nunca ha sentido la necesidad de ir a vivir a la capital yucateca | Foto: PERIÓDICO POR ESTO!
Don Valentín Cruz Cauich es de los artistas que nunca ha sentido la necesidad de ir a vivir a la capital yucateca | Foto: PERIÓDICO POR ESTO!

Uno puede imaginarse el estudio de un artista visual con ventiladores, y si es de los afortunados, aire acondicionado; puede imaginarse diversos bastidores, y un sin fin de instrumental, pero éste, no es el caso de Don Valentín Cruz Cauich.

Su mirada tímida, que tantos colores, paisajes e imágenes ha vislumbrado, se centra en sus invitados. Y ahí, en donde vive con su hija, nos abre el espacio para hacerle unas cuantas preguntas en un sábado del mes de abril.

Su casa, ubicada en las inmediaciones del centro de Tixkokob, Yucatán, es humilde como también lo es el artista.

Es su colega, Manuel May Tilán, quien pregunta al maestro y este contesta que ya lleva 60 años de trayectoria, que es autodidacta y que aprendió sólo de leer los libros que contenían las principales técnicas de la pintura de aquel momento.

Nacido el 14 de febrero de 1923, Don Valentín Cruz nos señala que desde muy niño sintió una atracción por el arte de pintar, mismo del que vive.

-¿Cuál es su propuesta? -le pregunto.

-Realizo obra de reproducción -contesta sin temor.

Sin embargo, es May Tilán quien acota que la obra La X’tabay es creación del maestro, y éste lo confirma, puntualizando que también ha hecho obra original; no obstante, que mayormente pinta reproducciones que le pide la gente, principalmente de santos o paisajes.

-¿Cuál es la técnica con la que trabaja?

“Desconozco de técnicas, pero es el óleo sobre tela el que trabajo” nos dice y agrega a pregunta expresa que son más de diez mil reprocucciones, si no es que más, las que ha hecho a lo largo de su trayectoria.

¿Pero cómo es que su obra sale de Tixkokob y se conoce en Mérida?

Cuando de joven, nos cuenta Don Valentín, un anticuario, Enrique Pacheco Rivas, se enteró de su trabajo de reproducción y éste acudió a su casa y al ver la obra se interesó. “Fue él quien por mucho tiempo vendió los cuadros en la capital”, nos comparte.

May Tilán retoma la entrevista al recordar que en el 2010 se le rindió un homenaje por sus años dedicados a la plástica; esto, en el marco de la exposición Origen 7 Regiones.

Fue en esa fecha cuando Don Valentín Cruz Cauich conoció a Manuel Lizama y más tarde, en otro homenaje a Emilio Torre Gamboa, pues antes, no había tenido contacto con ellos.

A diferencia de muchos artistas visuales, nuestro entrevistado hace hincapié en que él no está interesado -y nunca lo estuvo- en la (grilla de la) pintura: “no siento interés en darme a conocer; mi vida fue tranquila, sin embargo me conocen”, argumenta.

Para finalizar, le cuestiono sobre si en algún momento pensó en radicar en la capital yucateca, a lo que contundentemente dijo: “nunca me ha dado ganas de ir a vivir a la capital de Yucatán”.

Sobre el artista:

Nació en el Tixkokob, Yucatán, el 23 de febrero de 1923. Continúa radicando en esa villa al este del estado y realiza su producción creativa. Desde muy temprana edad se acerco a la historia del arte, técnicas y disciplinas del arte plástico.

Es a través de su empeño autodidacta , que acude a las bibliotecas de su municipio y de esta capital Mérida, donde a través de su observación y lectura de libros que contenían textos e imágenes del Cuatrocento y Quinquecento, periodos importantes de la gestación de la pintura clásica y barroca, es que el maestro persiguió con ahínco las técnicas de los pintores mas representativos de esos periodos como son Rubens, Van Dick, Caravagio, Holbein. Estos otorgaron un papel clave en la gestación de su obra y el éxito que ahora cosecha.

Con una trayectoria ya de 60 años en el que a la par de su creación en paisajes, personajes y leyendas de Yucatán, también realizó reproducciones para coleccionistas privados de sus maestros inspiradores con una calidad indiscutible. Actualmente radica con su esposa Atanasia Escobedo, sus cuatro hijos y nietos en la misma villa que lo vio nacer.

Participó en la primera edición 2009 de la colectiva denominada Origen 7 Regiones, proyecto de difusión y promoción de las artes visuales para productores de los municipios que conforman el estado de Yucatán. Y es ahora en la edición 2010 de la exposición colectiva, donde se le rinde homenaje a su trayectoria y contribución a las artes plásticas. En 2013, se le hizo un reconocimiento en el municipio de Motul, juntamente con Emilio Torre Gamboa y Manuel Lizama Salazar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s